Un yemení junto a sus tres hijos
Un yemení junto a sus tres hijos - EFE

Unicef pide 3.300 millones de dólares para ayudar a 49 millones de niños

El Fondo de la ONU lanza una petición mundial de fondos ante la urgencia de prestar asistencia en situacinoes de guerra y condiciones higiénico-sanitarias de extrema gravedad

Corresponsal en GinebraActualizado:

El Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) lanzó ayer, desde Ginebra, una petición de fondos a la comunidad internacional, por valor de 3.300 millones de dólares (3.084 millones de euros), para ayudar a unos 81 millones de personas, de los cuales 48 millones son niños, que viven atrapadas en las guerras más sangrientas o que atraviesan situaciones de gran urgencia humanitaria.

Este organismo calcula que en los países afectados por un conflicto armado, uno de cada cuatro niños se encuentra en situación de gran vulnerabilidad y corre el peligro de sufrir directamente las consecuencias de un ataque bélico. En Siria, Yemen, Iraq, Sudán o Nigeria los menores son víctimas inocentes y directas de la guerra.

Guerras que han destruido casas, escuelas y hospitales. Al desaparecer pueblos enteros el futuro de la infancia en los países en conflicto es de lo más incierto. Además, Unicef advierte que el cambio climático y los desastres naturales están expulsando a cada vez más niños de sus hogares, dejándolos expuestos a la violencia, las enfermedades y la explotación.

En la petición de fondos puesta en marcha, Unicef detalló que la ayuda será destinada a la distribución de agua potable, alimentos, educación, salud y protección a unos 81 millones de personas, de los cuales más de la mitad son niños menores de quince años, que viven en los países más pobres de Asia, Oriente Próximo y África.

El sector que necesita más ayuda, un 27% del total de la cantidad solicitada, es el de la educación seguido por el saneamiento y abastecimiento de agua potable. También es importante mejorar la nutrición y alimentación así como prestar asistencia sanitaria, precisó este organismo que se ocupa de la protección de la infancia desde hace siete décadas.

Unicef calcula que, en los próximos meses, 7,5 millones de niños sufrirán malnutrición aguda y severa en las zonas de conflicto. «La malnutrición es una amenaza silenciosa para millones de niños ya que el daño que puede ocasionar es irreversible con secuelas graves mentales y físicas », declaró Manuel Fontaine, director de programas de emergencia del organismo.

Más de la tercera parte de los fondos que serán entregados a Unicef, unos 1400 millones de dólares, serán destinados a ayudar a los niños víctimas del conflicto sirio, ya sea en este país o en los países limítrofes en los que viven como refugiados. Se calcula que en los países vecinos de Siria hay unos 4,8 millones de refugiados de los que 2,2 millones son niños.

Otro de los desafíos que tiene Unicef durante este año es el de proporcionar agua potable a unos 19 millones de personas, facilitar una educación básica a 9,2 millones de niños, vacunar a 8,3 millones de niños contra el sarampión, prestar asistencia médica a 3,1 millones de niños que sufren de malnutrición y proporcionar apoyo psicológico a otros dos millones.