ABC

Sanidad repartirá 100.000 vacunas de la hepatitis A para evitar el desabastecimiento

Persisten los problemas de suministro para la hepatitis B y la preventiva del tétanos y difteria

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Si piensa viajar en las próximas semanas a un destino exótico, vacunarse de la hepatitis A puede convertirse en una misión casi imposible. El verano pasado los centros de vacunación tuvieron problemas para atender la demanda por un problema de producción global y este año la escasez persiste. El Ministerio de Sanidad acaba de acordar la distribución extraordinaria de dosis adicionales de la vacuna de la hepatitis A que se hará efectiva durante los meses de mayo y junio para todas las comunidades autónomas.

Sanidad distribuirá más de cien mil dosis -95.773 para adultos y 9.950 de uso pediátrico- que se repartirán «con criterios técnicos» entre los servicios de salud de toda España. Ahora las comunidades están utilizando las reservas disponibles con cuenta gotas para atender a los grupos de riesgo (personas que están en contacto con brotes, padecen una enfermedad hepática o tienen prácticas sexuales de riesgo...) y solo se administra una sola dosis.

No es obligatoria

La vacuna de la hepatitis A no es obligatoria para viajar a países donde el virus es endémico, la mayoría con un nivel de desarrollo bajo. Pero la infección es un riesgo para todos los niños y adultos de países industrializados que no han pasado la enfermedad ni se han vacunado con anterioridad. Se adquiere directamente a través de personas infectadas, por contacto próximo o por el consumo de agua y alimentos contaminados. «Si un viajero no se inmuniza puede tomar precauciones extraordinarias como beber siempre agua embotellada o no comer vegetales crudos», explica Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología.

En los centros de salud y de vacunación de toda España también hay problemas para acceder a la vacuna de la hepatitis B. Este virus, más peligroso, está distribuido por todo el planeta con más de 300 millones de portadores crónicos. Se transmite a través del contacto con sangre (transfusiones, heridas, jeringas, etc), secreciones o contagio sexual y transmisión de madre a hijo.

«La vacuna de la hepatitis B escasea, pero solo la de los adultos. Los niños están protegidos con la hexavalente, una vacuna combinada incluida en el calendario vacunal que protege frente a la hepatitis B y otras cinco infecciones en un solo pinchazo. Y ésta no tiene problemas de suministro», advierte el epidemiólogo. En su opinión, la falta de estos medicamentos debe preocupar a los viajeros adultos y personas con alguna patología hepática o con prácticas sexuales de riesgo. El presidente de la Asociación Española de Vacunología reconoce que el desabastecimiento está causando problemas, pero «no supone un riesgo para la salud pública. Me preocuparía más si fallara alguna de las incluidas en el calendario oficial, como la del sarampión», aclara.

Un problema global

Las de la hepatitis no son las únicas vacunas que están ocasionando quebraderos de cabeza a las autoridades de Salud Pública. Este invierno, las comunidades han debido retrasar temporalmente los pinchazos de dosis de recuerdo contra el tétanos y la difteria y también frente al neumococo. El problema de la vacuna del tétanos y la difteria se resolvió, aunque «aún puede haber problemas puntuales» en algunas comunidades, reconoció ayer el Ministerio de Sanidad.

La falta de vacunas no es un problema español ni siquiera europeo, afecta a la distribución mundial y está relacionado con un aumento de la demanda internacional. El mercado de compra de vacunas se está ampliando con la entrada de países emergentes que antes no adquirían estos medicamentos. Cualquier contratiempo afecta a la producción en un mercado con un número limitado de productores .

Los grandes productores de vacunas, laboratorios como GSK o Sanofi Pasteur MSD intentan hacer frente a este nuevo escenario. A propósito de la hepatitis A, la compañía GSK recordaba ayer a ABC que «estaba cumpliendo todos los compromisos acordados en aquellas comunidades autónomas donde se tienen contratos en vigor, si bien no disponemos de suministro para cubrir la demanda adicional».