Avión esparciendo glifosato
Avión esparciendo glifosato - ABC

Preguntas y respuestas sobre el glifosato

El herbicida está generando una gran polémica tanto dentro de la Unión Europea como en Estados Unidos

MadridActualizado:

El polémico caso de Monsanto en California, Estados Unidos, obligado a pagar 289 millones de dólares a un afectado por sus productos, ha generado una gran polémica en torno a la utilización del herbicida glifosato.

¿Qué es exactamente el glifosato?

Es el herbicida más vendido del mundo. Este compuesto químico se emplea para la eliminación de plantas que alteran los ecosistemas. El principal problema que causa es la contaminación de suelos y agua.

¿Puede provocar cáncer?

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, un organismo de la Organización Mundial de la Salud, lo califica como un producto «probablemente cancerígeno para los seres humanos» a diferencia de las agencias europeas, Efsa (seguridad alimentaria) y Echa (productos químicos).

¿Cómo se ve el producto en Estados Unidos?

La mayoría de los estados permiten el uso del herbicida sin ninguna restricción. A diferencia de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA), California fue el primero en exigir a la empresa Monsanto que calificara su herbicida como posible carcinógeno en el etiquetado.

¿Y en la Unión Europea?

El 27 de noviembre de 2017 la Unión Europea decidió permitir la renovación de la licencia del herbicida por 5 años más. Se hizo dos semanas antes de su expiración, y generó una gran controversia dentro de los países comunitarios.

¿Cuáles son los arguementos para mantener el producto?

La ausencia de un producto alternativo y que tenga un coste comparable es el argumento más sólido de los que han decidido prorrogar la licencia. Los laboratorios tienen un lustro para diseñar un producto mejor y de cuyos efectos no haya dudas.

¿Quiénes tratan de detener el consumo del producto?

Además de la OMS, otras organizaciones han tratado de eliminar el consumo del producto. La más activa es Greenpeace. El año pasado reunieron un millón de firmas para la prohibición del uso del glifosato en la UE.