Comunicado del Consejo de RTRM
Comunicado del Consejo de RTRM - RTRM

Polémica por machista«A mi perro no le importaría lamerle» o «de caderas poderosas»: así describe un directivo a sus empleadas

El responsable del Servicio de Control Público de la radiotelevisión murciana ha tenido que retirar el artículo. El presidente regional y el Consejo de Dirección del ente público han salido a condenar la publicación

MadridActualizado:

Murcia comenzaba la semana con una mala noticia. Está solo por detrás de Baleares como comunidad autónoma en violencia machista. La cosa no está para bromas, pero un periodista del ente público regional, de la radiotelevisión murciana (RTRM), ha decidido gastar algunas desde una publicación que ha generado una gran polémica.

Tal ha sido la controversia que el presidente de la Región, el joven Fernando López Miras, ha tenido que salir al paso de esos comentarios publicados en un post del periodista. En una entrevista en la Cadena SER, el presidente de la Región reconoce que no es competencia del Gobierno actuar contra Francisco Martínez Campos y emplaza al órgano competente a hacerlo porque alguien con esa responsabilidad «no puede ni siquiera pensar de esa manera». La propia dirección de la RTRM rechaza el artículo machista de uno de sus directivos y ha emitido un comunicado.

La dirección de Radio Televisión de la Región de Murcia (RTRM) rechaza el mensaje, el tono y el enfoque del artículo publicado por el que sigue siendo responsable del Departamento de Control de Servicio Público del ente. El artículo se publicó en la web murciaeconomía.com el pasado lunes, 12 de marzo, bajo el título «De Trotski y sus gustos femeninos», justo al mismo tiempo en que el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Poder Judicial (CGPJ) daba a conocer los datos de 2017 y por regiones.

«Sus caderas poderosas...»

En el artículo, Martínez Campos desempolva algunos gustos femeninos de su perro respecto a las presentadoras que aparecen en la pantalla de la tele autonómica. Frases que se han tildado de muy desacertadas y con poco gracejo desde las autoridades y los foros de internautas y redes sociales, tales como «Comienza su visionado televisivo con las mañanas y Ana Cruz y me mira de manera picarona. Le gusta sobre todo cuando habla de pie, por sus caderas poderosas y su estatura inalcanzable». El responsable de Control de Servicio Público del ente habla de la presentadora del magazine matinal Ana Cruz. El can continúa manifestándose cuando aparecen algunas periodistas más de La 7, la televisión pública de la Región de Murcia.

Exigen el cese de Martínez Campos
Exigen el cese de Martínez Campos- LA VERDAD

Comentarios como éste han despertado numerosas críticas: «Al mediodía entra a toda leche desde la terraza para visionar el informativo y a Martita y Carmen. "Dos pedazo de mujeres", me dice con ojos golosones. Dos "zagalas" de buen ver a las que no le importaría dar un lametón o acurrucarse en su regazo. Tonto no es el cacho perro». De la directora señalaba que «además de guapica tiene una forma de ser que le pone también. Es -le han dicho- como una de esas 'nurses' inglesas que enamoran a sus protegidos pese a sus férreas formas». Martínez Campos fue director general de Medios de Comunicación de la Comunidad entre enero y junio de 2017, y director de Informativos de 7 TV entre 2006 y 2011.

RTRM ha emitido un comunicado celebrando que ayer martes por la mañana, al tener conocimiento de la publicación, se haya retirado el artículo titulado «De Trotski y sus gustos femeninos». Y «repudia tajantemente las opiniones vertidas y la visión que traslucen, que de ningún modo encajan con el proyecto de la actual dirección. Muy al contrario, el Ente Público reconoce y valora el trabajo de las mujeres periodistas», afirma en un comunicado.

El PSOE regional ha pedido la sustitución del directivo cuanto antes, porque es «una falta de respeto intolerable».

También los trabajadores y trabajadoras de la cadena pública de TV condenaron el artículo. El Colegio de Periodistas señaló que «el autor ha pedido disculpas privada y públicamente a las profesionales, señalando que nunca ha sido su intención ofender».