Pionera de la libertad

Guadalupe Ortiz de Landázuri ha subido ya a los altares tras una ceremonia de beatificación celebrada en Madrid

José Francisco Serrano Oceja
Actualizado:

Cuando no hace muchos meses el sacerdote y periodista Miguel de Santiago publicó la biografía de Carmen Cuesta de Muro, consagrada de la Institución Teresiana, abogada, primera doctora en Derecho en España y pionera del voto femenino, me pregunté si su caso era una singularidad o si se la podía relacionar con una constelación de mujeres que se habían adelantado a su tiempo. Entonces descubrí la vida deGuadalupe Ortiz de Landázuri, hoy ya beata de la Iglesia católica. Nombres a los que se pueden añadir, en el ámbito de la ciencia y la cultura española, los María Goyri, esposa de Menéndez Pidal, Piedad de la Cierva, Concepción Saiz o Dorotea Barnés, entre otras.

¿Cuál fue el secreto de Guadalupe Ortiz de Landázuri?La vocación a la santidad, que no es una búsqueda voluntarista de lo perfecto sino un trabajo diario de amor. Santo no es el que no cae, sino el que siempre se levanta, diría un clásico espiritual de nuestro tiempo. En el desconocido, u ocultado, libro entrevista «Sobre Dios, la Iglesia y el mundo» al actual prelado del Opus Dei, monseñor Fernando Ocáriz, el periodista Rafael Serrano le pregunta cómo explicar la vocación a la santidad en un mundo secularizado, en una España en la que se ha producido una profunda mutación de las conciencias, añadiría yo. Responde monseñor Ocáriz que «solo cabe explicarlo a quien, a pesar de un ambiente secularizado, conserva viva la fe en Dios. A quien no tenga esa fe, cabría solo explicarle los resultados humanamente positivos, muchas veces realmente admirables, de la entrega a Dios por lo que supone de generoso servicio a los demás».

La clave de esta primera laica beatificada del Opus Dei fue la libertad, la libertad de ciencia y conciencia. En un tiempo en el que predominaba una Iglesia clerical y masculina, Guadalupe Ortiz de Landázuri mostró una auténtica pasión por la libertad. Una libertad, exterior e interior, que potenció su capacidad de hacer las cosas por amor. Cuanto más libre fue, más amó a los que la rodeaban. He aquí el ejemplo de una auténtica feminista.

José Francisco Serrano OcejaJosé Francisco Serrano OcejaArticulista de OpiniónJosé Francisco Serrano Oceja