El vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, y la comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc, en septiembre de 2018 anunciando la necesidad de cambiar el horario
El vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, y la comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc, en septiembre de 2018 anunciando la necesidad de cambiar el horario - ABC

El Parlamento europeo votará hoy el cambio de horario a partir de marzo de 2021

El Consejo tendrá que decidir si mantienen el de verano o el de invierno y pide a los estados miembros que todos adopten la misma decisión

MadridActualizado:

El Pleno del Parlamento Europeo votará hoy la propuesta para terminar con el cambio de horario estacional a partir de marzo de 2021, fecha en la que tendría lugar el último cambio de hora obligatorio para los Estados miembros que deseen mantener el horario de verano. Aquellos estados que prefieran quedarse en el horario de invierno tendrían que volver a cambiar la hora en octubre de 2021.

En España, un 93% de los ciudadanos consultados por la Comisión Europea, ha mostrado su conformidad con mantener la hora de verano permanentemente. Sin embargo, esta opinión es diferente a la que han manifestado los miembros del comité de expertos que mayoritariamente se han posicionado a favor de mantener el horario de invierno.

Esta discrepancia ha obligado al Gobierno a paralizar de momento cualquier decisión, como así lo anunció el pasado viernes la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá. Será el nuevo gabinete que salga de las elecciones del próximo día 28 de abril el que tendrá que tomar una decisión.

El Parlamento Europeo ha pedido a los distintos países que se coordinen en este asunto para garantizar que el Mercado Único no se vea perjudicado.

Como primera medida para tomar una decisión, en febrero de 2018, el Parlamento pidió a la Comisión que evaluara la conveniencia de mantener el cambio de horario y que, en función de sus conclusiones, propusiera una revisión de la directiva vigente.

Favorables al cambio

En segundo lugar, entre el 4 de julio y el 16 de agosto de 2018, la Comisión realizó una consulta pública que recibió 4,6 millones de respuestas en toda la UE. El 84% de las respuestas fueron favorables al cambio horario, resultados que se presentaron en forma de propuesta legislativa posteriormente.

Esta propuesta se someterá hoy a votación y posteriormente tendrán que ponerse de acuerdo en el seno del Consejo.

El informe final de la consulta pública realizada por la Comisión Europea indica que 3.800.000 ciudadanos, el 84% de los consultados, están a favor de abolir el cambio entre el horario estándar y el horario de verano».

El documento señala que «741.191 ciudadanos (16%) están a favor de mantener el sistema actual. En Grecia y Chipre, una pequeña mayoría se decanta por la alternancia horaria invierno/verano (56% y 53% respectivamente). Por el contrario, «más del 90% de las respuestas de los ciudadanos de Finlandia (95%), Polonia (95%), España (93%), Lituania (91%) y Hungría (90%) están a favor de abolir el acuerdo actual».

Una vieja tradición

La costumbre del cambio de hora es una tradición que se remonta, en la mayoría de los Estados miembros, a las dos guerras mundiales o a la crisis del petróleo de los años setenta. En 1996, se decidió poner fin a las divergencias horarias nacionales y todos los europeos adelantamos el reloj el último domingo de octubre.

El objetivo de la norma europea no era entonces el de armonizar los distintos horarios, sino acabar con los problemas derivados de una aplicación descoordinada de los cambios de hora a lo largo del año, algo que afectaba de lleno al sector del transporte y la logística.