Un paciente agrede en un hospital de Mallorca a tres médicos justo después de haber sido operado

Los facultativos han presentado ya una denuncia, mientras que el Colegio Oficial de Médicos ha anunciado que se personará como acusación particular

Actualizado:

El Colegio Oficial de Médicos de las Islas Baleares (COMIB) manifestó ayer su condena por la reciente agresión a tres facultativos del Hospital de Manacor, ubicado en la isla de Mallorca. Dichos profesionales sanitarios sufrieron «el ataque, los insultos y las amenazas de un paciente al que acababan de intervenir».

Según informó el COMIB a través de un comunicado, los médicos agredidos, una cirujana, un cirujano y un anestesista, acudieron ayer por la mañana a la Comisaría de Policía de Manacor para interponer una denuncia contra el hombre que protagonizó el ataque. Dicha denuncia la acompañaron con los correspondientes partes de lesiones. Por su parte, la presidenta del COMIB, la doctora Manuela García Romero, hizo llegar «el apoyo de la institución colegial a los médicos agredidos y el rechazo y la repulsa por este nuevo ataque a profesionales sanitarios».

Los hechos ocurrieron en la tarde del pasado lunes, 7 de enero, tras una intervención quirúrgica realizada a un paciente, que se desarrolló «con éxito y sin complicaciones». Dicho paciente, cuando se disponía a salir de la sala de reanimación tras la operación, «comenzó a mostrarse agitado y comenzó a proferir insultos y amenazas de muerte al personal sanitario que le atendía».

«Agresivo y amenazante»

Los profesionales intentaron calmar al hombre con la presencia de sus familiares, pero en ese momento se puso «todavía más agresivo y amenazante». A continuación, «golpeó en la cara a uno de los cirujanos que intentó contenerlo e intentó agredir a la otra cirujana que le intervino». Esta doctora tuvo que huir del paciente, que la persiguió por los pasillos del hospital hasta que ella pudo refugiarse en un baño.

Finalmente, «la presencia de una patrulla de la Policía Nacional logró contener la actitud del paciente, para lo que los agentes tuvieron que esposarlo». Los facultativos descartan que la actitud agresiva del paciente tuviera relación con los posibles efectos de la anestesia, ya que la intervención se desarrolló según lo previsto y ya habían sido neutralizados los efectos de la misma en el área de reanimación.

La cirujana que tuvo que refugiarse del ataque del paciente en los baños del hospital, hasta la llegada de las fuerzas de seguridad, ha manifestado que vivió la agresión «con angustia y muerta de miedo», ya que los facultativos se sintieron «impotentes y totalmente desprotegidos» ante un comportamiento que «nunca antes» habían visto en un paciente. «No estamos acostumbrados a este tipo de violencia, por lo que los profesionales nos sentimos desprotegidos ante hechos así», lamentó la doctora.

La institución colegial se personará como acusación particular en este caso, en defensa de los profesionales atacados, y les ofrecerá su apoyo a través del Observatorio de Agresiones del Colegio Oficial de Médicos. Este organismo recogerá esta nueva agresión y efectuará un seguimiento del caso, como hace habitualmente cuando tiene conocimiento de actos violentos contra profesionales médicos.