El 1% de la población es celiaca, según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) - ABC / VÍDEO: DAVID G. TRIADÓ

Día Nacional del Celíaco25 euros a la semana, 98 al mes, 1.175 al año: el sobrecoste de una familia con un celiaco

La eterna pregunta es: ¿cuánto gasta más en la cesta de la compra alguien que tiene que seleccionar cada producto, para que no tenga gluten? La Federación de Asociaciones de Celiacos de España da respuesta en un completo informe

MadridActualizado:

La eterna pregunta a la que se enfrenta una familia cuando descubre que uno de sus miembros es intolerante al gluten o celiaco es, además de qué puede y debe comer, cuánto sobrecoste entrañará para las arcas de la parentela. La Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) responde, tras hacer cálculos con la lista de la compra en la mano, y aporta las cifras buscadas, sobre todo por quienes padecen esta enfermedad de la que hoy, 27 de mayo, se celebra su Día Mundial.

FACE dictamina que la diferencia en los precios de la compra con y sin gluten es de 24,46 euros a la semana. Comprar sin gluten cada semana cuesta 36,51 euros de promedio, por 12,04 de compra con gluten. Esa distancia se agranda hasta los 97,85 euros al mes (una familia promedio en España gasta, estima FACE, 146,03 euros mensuales si tiene algún miembro celiaco, frente a los 48,18 euros de la compra normal de una familia que no tiene que mirar si tienen gluten o no los productos). La brecha es muy significativa, de nada menos que 1.174,24 euros cada año: sin gluten, la familia invierte la friolera de 1,752,35 euros anuales en la compra, por 578,11 euros de una compra con gluten.

La cesta de la compra sin gluten se encarece demasiado: casi cien euros al mes
La cesta de la compra sin gluten se encarece demasiado: casi cien euros al mes - R. S.

En evidencia, FACE no ha usado para estos cálculos más que los productos de la cesta de la compra básica. ¿Qué alimentos ha incluido? «Se ha tomado como base una dieta de 2.000 a 2.200 calorías», aclaran desde la Federación, para elaborar este informe que se dio a conocer esta primavera. Las mismas fuentes aprovechan para reivindicar que las personas que soportan este gasto extraordinario no reciben ningún tipo de bonificación ni subvención estatal, solución que sí se da en la mayoría de los países de nuestro entorno y de la Unión Europea (UE): Italia, Francia y Reino Unido, entre ellos.

El compromiso adquirido por FACE es luchar para que estas diferencias se reduzcan y conseguir que se derogue el incipiente reglamento europeo de Etiquetado sin Gluten, que entrará en vigor el próximo 20 de julio de 2016. En esta data quedará anulado el Reglamento 41/2009, de 20 de enero de 2009, que rige sobre la composición y etiquetado de productos alimenticios apropiados para personas con intolerancia al gluten y que aún está en vigor en este momento.

El valor económico de los alimentos es significativamente superior en los productos sin gluten. Su diferencia oscila entre 1,09 para los productos navideños, de consumo mucho más esporádico, hasta 10,40 veces para el pan rallado que se toma de forma mucho más frecuente

El 1% de la población es celiaca, calcula la Organización Mundial de la Salud (OMS). Como se sabe, las personas celiacas están obligadas a seguir una dieta estricta, exenta de gluten durante toda la vida. La ingesta de gluten, aunque sea en mínimas cantidades, les ocasiona trastornos muy importantes. Y el 80% de los productos procesados en el mercado alimenticio habitual -como embutidos, postres, pescado, leche, huevos, carne y verdura- contienen gluten. También reafirman las mismas fuentes de FACE que los productos ubicados en la base de la pirámide nutricional, todos aquellos que en mayor número de raciones se deben ingerir en una dieta usual, contienen gluten. Y, como último eslabón de esta cadena viciada, todo ello desemboca en una carga económica adicional para los enfermos de celiaquía.

Productos mucho más caros

Los productos específicos, elaborados especialmente para los celiacos y en cuya composición se evitan los cereales que contienen gluten como el trigo, la cebada, el centeno y la avena, son mucho más caros que sus equivalentes sin gluten, enfatizan desde la Federación que agrupa a miles del casi medio millón de celiacos que hay en España.

Un celiaco gasta en 100 gramos de una barrita de cereales casi 4 euros más (3,98) que una persona que no tiene restricciones de gluten en su alimentación

Entre la diferencia de precios (tanto por 100 gramos) que contrasta FACE destaca el precio por barrita de cereales que sin gluten cuesta de media 1,23 euros y sin gluten, 4,89. Es decir, la diferencia de lo que se gasta un celiaco por una persona que no lo es en cada 100 gramos de barrita de cereales es de casi 4 euros (3,98). 6,50 es la diferencia de lo que pagan por esa cantidad de barra de pan, 3,94 si el pan es de molde, y 10,40 por 100 gramos de pan rallado sin gluten o con gluten. «Se ha observado una disminución en el precio tanto de productos con gluten como de productos sin gluten respecto al estudio realizado un año atrás», dicen en la Federación, pero la distancia sigue siendo absolutamente abismal, remarcan desde FACE, al tiempo que vuelven a solicitar concienciación por parte de las autoridades para que ayuden a este grueso de personas que tienen una patología en el país.