Justina, la niña de 12 años que dedicó sus últimos meses de vida a promover la donación de órganos.
Justina, la niña de 12 años que dedicó sus últimos meses de vida a promover la donación de órganos.

Muere Justina Lo Cone, la niña de 12 años que promovió una de las campañas a favor de la donación de órganos más virales de Argentina

La pequeña Justina esperaba con urgencia un trasplante de corazón desde el pasado 9 de agosto. Su lucha y su fallecimiento han conmovido a todo el país

ABC
MADRIDActualizado:

Justina Lo Cane, la niña argentina de 12 años que esperaba con urgencia un trasplante de corazón desde el pasado 9 de agosto, murió esta mañana en la prestigiosa Fundación Favaloro de Buenos Aires, donde estaba acompañada por su familia, según publicó el diario argentino « La Nación».

Su caso movilizó al país entero desde que la niña inciara una campaña, llamada MultiplicateX7, para pedir a la gente para que se inscriba como donante voluntario mientras estaba internada esperando con urgencia un corazón que le salvara la vida y que no ha llegado a tiempo.

Justina tenía una cardiopatía congénita. Se la habían descubierto cuando tenía un año y medio. Desde entonces vivió normalmente pero en julio de este año empezó a padecer dolores de cabeza y náuseas que la llevaron al hospital y a entrar en la lista de espera para una donación de corazón.

Campaña viral

Cuando su salud se agravó, la niña le pidió a su familia iniciar una campaña para concientizar sobre la importancia de la donación de órganos.

Su padre, Ezequiel, la ayudó a lanzar la acción «Multiplícate por siete» que se viralizó con el hashtag #LaCampañaDeJustina. «El concepto detrás del nombre es que si uno es donante, su vida se multiplica por siete al momento de partir», explicaron entonces padre e hija.

La campaña que impulsó Justina aumentó el número de inscriptos como nunca antes en Argentina. Según informa «La Nación», de 80 inscritos por día se pasó a 330 en estos últimos cuatro meses.

Y es que el caso Justina se extendió rápidamente por las redes sociales y los medios de comunicación y la gente se volcó en hablar del tema y apuntarse como donante. Ejemplo de ello fue la inmediata donación de los órganos de la niña también de 12 años fallecida hace unos días en el robo de un coche, cuya familia esperaba poder ayudar directamente a Justina, aunque finalemente se debió descartar por incompatibilidad.

Ayer el estado de salud de Justina, que estaba primera en la lista de espera, empeoró y la niña falleció después de cuatro meses de lucha. «Con sus 12 años soportó y resistió, esperando. Soñando en su fiesta de cumpleaños el 9 de diciembre. Siempre apostando a salvarle la vida a los demás que estaban en su misma condición. Justina es un ejemplo de alguien que antepuso la necesidad de otros a su vida misma. Nunca quiso que pidamos un corazón para ella (...) Nuestra LEONA no quería que nadie pasara por lo que ella pasó», escribió su familia en una emotiva despedida publicada en Facebook.