Estefanía, la médico de Granada que ha salvado la vida a una pasajera de un vuelo a París
Estefanía, la médico de Granada que ha salvado la vida a una pasajera de un vuelo a París - IDEAL

Una médico de Granada salva la vida a una pasajera en pleno vuelo a París

Un bollo con trozos de piña provocó que una mujer con residencia en Francia comenzara a asfixiarse en pleno vuelo

Actualizado:

Fue un bollo con trozos de piña el que provocó que una mujer de unos 40 años comenzara a asfixiarse en un vuelo con destino París. Sin saber que el tentempié que comía contenía la fruta a la que era alérgica, una hora después del despegue, empezó a encontrarse mal. Pero ahí estaba Estefanía, médico del Clínico de Granada, para salvarle la vida, tal como cuenta el Ideal de Granada.

Cuando esta médico comenzó a atenderla, apenas podía notar ya el pulso de la mujer, pues sus vías respiratorias estaban cerradas. «Empezó a convulsionar, la puse en posición de seguridad, de lado, y en ese momento le metí la mano para mantener la vía aérea abierta», contó al citado medio. Pidió el botiquín del avión y comenzó a actuar. Cogió una cánula para despejar las vías respiratorias y una ampolla de adrenalina. «Yo sabía qué era lo que me hacía falta, lo que tenía que ponerle en ese momento, y lo pedí; daba por hecho que lo tenían porque es lo más básico», explica.

Con sus maniobras logró estabilizar a la mujer, y esta comenzó a recuperarse, aunque en un momento volvió a empeorar, por lo que se optó por un aterrizaje de emergencia. «Habían activado la emergencia sanitaria, subió el médico hablando conmigo, le informé de la medicación, la bajaron estable y se la llevaron al hospital», dice esta doctora.

Ayer, el móvil de Estafanía no dejaba de sonar por compañeros, amigos y familaires que querían darle la enhorabuena. «Es una situación que nunca quieres que te pase, aunque hay una serie de urgencias que cualquier médico, tenga la especialidad que tenga, sabe atender, pero son cosas que en mi día a día no tengo que hacer», cuenta. «Fue muy gratificante, la vez que más he sentido que le salvaba la vida a una persona».