Un joven australiano se queda tetrapléjico por comer una babosa en una apuesta con sus amigos

Sam Ballard, de 27 años, enfermó rápidamente ya que el molusco estaba infectado por un parásito

Actualizado:

Sam Ballard, un joven australiano de 27 años, se ha quedado tetrapléjico tras haber hecho una apuesta con unos amigos y comerse una babosa que había encontrado en el jardín. El joven enfermó rápidamente debido a que esta especie de molusco estaba infectado por un parásito que provoca mengoencefalitis eosinifílica, una infección en el cerebro. Según recogen medios australianos, Ballard estuvo en coma 420 días en el Hospital Royal North Shore y cuando se despertó ya estaba tetrapléjico.

Ahora está en una silla de ruedas motorizada, sufre ataques, no puede controlar la temperatura de su cuerpo y tiene que ser alimentado a través de una sonda.

Sus amigos recaudaron dinero para que tuviera la atención que precisa las 24 horas al día, los siete días a la semana, y en 2016 le aceptaron un subsidio por discapacidad. Sin embargo, el año pasado le redujeron la cuantía, pasando de 490.000 dólares a 135.000, lo que ha provocado que la familia se endeude. Ahora, se enfrentan al Gobierno de Australia para que no realice recortes en este tipo de prestaciones.