Estas fresas, arándanos y frambuesas no soportarían más de un par de días fuera del frigorífico
Estas fresas, arándanos y frambuesas no soportarían más de un par de días fuera del frigorífico - ABC
ALIMENTACIÓN

El increíble material invisible que conserva la fruta fresca sin meterla en la nevera

La Universidad de Tufts (EE.UU) desarrolla una cobertura biocompatible a partir de la seda que preserva la comida más delicada durante una semana

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No se ve ni tampoco huele, pero su manto invisible es capaz de conservar la fruta y la verdura fresca a temperatura ambiente, sin meterla en la nevera. Es el último invento para acabar con el despilfarro de la comida. Ingenieros biomédicos de la Universidad de Tufts (Boston, EE.UU.) han desarrollado un nuevo material invisible, inodoro y biocompatible, a partir de la seda que funciona como el mejor conservante de los vegetales.

En el último número de la revista «Scientific Reports» muestran cómo este material conserva unas fresas, una de las frutas más delicadas, más de una semana sin guardarlas en un refrigerador.

Para su trabajo, los investigadores sumergieron unas fresas en una solución que contenía un 1 por ciento de fibroína, la principal proteína de la seda, uno de los materiales más resistentes que nos brinda la naturaleza. La cobertura se repitió en cuatro ocasiones. Después las fresas tratadas fueron tratadas con vapor de agua para crear diferentes capas de coberturas de fibroína.

Jugosas y con textura firme

Con esta protección las fresas fueron almacenadas a temperatura ambiente. Siete días después se compararon las fresas tratadas con otras que no lo fueron y fueron recolectadas al mismo tiempo. El resultado fue que las frutas con la cobertura invisible de seda estaban todavía jugosas y con una textura firme, a diferencia de las que no recibieron ningún tratamiento que se mostraban descoloridas y deshidratadas.

Según los investigadores, la proteína de la seda mantiene la frescura al reducir la respiración de la fruta. Así prolonga la firmeza de su textura y que se pique. «La cobertura hace que las fresas sean menos permeables al dióxido de carbono y al oxígeno», explica unos de los autores de este estudio, Fiorenzo G. Omenetto.

Los plátanos no se ponen blandos

Los ingenieros de la Universidad de Tufts repitieron este experimento con plátanos y bananas, otra de las frutas que rápidamente se estropea desde su recolección. El resultado fue igual de positivo y los plátanos no se pusieron blandos con el paso del tiempo. Como en las fresas, la ligera cobertura no afectó a la textura de la fruta, aunque el sabor no ha sido aún estudiado.

Si no se interfiriera se contaría con un nuevo sistema de conservación más natural, con ausencia de sustancias químicas, y una herramienta más contra el despilfarro de comida. Hoy más de la mitad de las frutas y verduras que se recolectan se pierden durante el transporte, según datos de la FAO.

Utilizada en Medicina

La proteína de la seda, la fibroína, es uno de los materiales biocompatibles más utilizados en Medicina. El hilo de sutura se fabrica con seda desde el siglo XIII. Y ahora es uno de los biomateriales que tiene más potencial para utilizarlo en ingeniería de tejidos y medicina regenerativa. Es un material resistente que no rechaza el organismo humano y, además se reabsorbe totalmente a los dos años de su utilización, sin dejar rastro de su presencia.