El paseo marítimo de Palma de Mallorca, el pasado jueves
El paseo marítimo de Palma de Mallorca, el pasado jueves - EFE

Se desbordan varios torrentes en Mallorca

La Guardia Civil rescata con helicóptero a decenas de personas que habían quedado atrapadas en la zona de Pollença

Palma de MallorcaActualizado:

Las lluvias torrenciales caídas a última hora de ayer en el norte y noreste de Mallorca se han repetido a lo largo de la mañana de este viernes. El 112 ha avisado a las once de la mañana de una situación de prealerta en la Albufera, en el municipio de Alcúdia, por el previsible desbordamiento del torrente de Sant Miquel. Un torrente que sí se ha desbordado ya es el de S'Erbossar, en el norte de Mallorca, lo que ha provocado el cierre de un tramo de la carretera que va de Sa Pobla a Pollença, la Ma-2200.

El torrente del municipio de Pollença, denominado de Sant Jordi, presentaba un gran caudal de agua, pero sólo se ha desbordado en algunos tramos puntuales. En ese contexto, efectivos de la Guardia Civil han rescatado a decenas de personas que se encontraban atrapadas en sus casas en la zona de Pollença. La mayoría de dichas personas han sido rescatadas con el helicóptero de la Guardia Civil desplazado hasta el lugar.

El 112 también ha informado de que hasta las doce del mediodía se habían registrado un total de 87 incidentes en Baleares a causa de las lluvias. De ellos, 86 han sido en Mallorca y uno en Ibiza. En el caso de Pollença, los incidentes registrados habían sido 23, mientras que en Alcúdia, Sa Pobla y Manacor fueron nueve, ocho y siete, respectivamente. La mayoría de llamadas al 112 han sido por inundaciones en los bajos de las viviendas, 27 en total.

Por lo que respecta a las carreteras, en torno a las diez de la noche de ayer se cerró al tráfico la carretera de Manacor, la Ma-3321, a causa del desbordamiento de un pequeño torrente en el camino de Bendrís. Hasta la zona se desplazaron los servicios de la Dirección General de Emergencias, los Bomberos de Mallorca, la Policía Local de Manacor y voluntarios de Protección Civil. A primera hora de este viernes, permanecían cerradas diversas carreteras en Mallorca, debido a las lluvias que han seguido cayendo en la isla.

Varios puntos de dichas carreteras han quedado inundados, lo que ha provocado que diversos conductores quedasen atrapados en sus coches. Sin embargo, por fortuna no ha habido que lamentar ningún herido hasta ahora. Los Bomberos de Mallorca están actuando para rescatar a los conductores atrapados, sobre todo en la zona comprendida entre Alcúdia y Pollença.

Incidentes menores

Hasta última hora de la jornada de ayer, se habían producido incidentes menores en Baleares a causa de las tormentas y las lluvias caídas sobre el Archipiélago. Por la previsión de gota fría existente, Mallorca, Ibiza y Formentera estuvieron en situación de alerta naranja, mientras que Menorca estaba en alerta amarilla. Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), las mayores precipitaciones en Mallorca hasta las diez de la noche se habían producido en Lluc, con 86,4 litros por metro cuadrado, y en Escorca, con 43 litros por metro cuadrado.

El municipio más afectado por las inundaciones de la pasada semana, Sant Llorenç des Cardassar, había registrado 32 litros por metro cuadrado entre las seis y las ocho de la tarde, según datos ofrecidos por el canal autonómico IB3. El pasado 9 de octubre, las lluvias en Sant Llorenç habían superado los 200 litros por metro cuadrado, lo que provocó el desbordamiento de su torrente. Algunos vecinos de dicha localidad optaron anoche por dormir fuera del pueblo. En Menorca, se registraron este jueves 47 litros por metro cuadrado en la villa de Sant Climent.

Por lo que respecta a los incidentes menores provocados ayer por las lluvias, a primera hora de la noche habían sido nueve en total, todos en Mallorca. En concreto, tres inundaciones de la vía pública en Calviá, una en Andratx y una en Manacor; una inundación de unos bajos en Sant Llorenç, la caída de un árbol y el desprendimiento de una lona en Palma, y un accidente de coche sin heridos en Manacor. Además, la lluvia caída en Palma a partir de media tarde provocó retrasos en decenas de vuelos en el aeropuerto de Son Sant Joan por motivos de seguridad.

Una de las principales preocupaciones ayer era que pudiera haber fuertes tormentas en el transcurso de la noche del jueves al viernes, posibilidad que finalmente no se materializó. En previsión de esa posible circunstancia meteorológica, a lo largo de todo el día había sido acondicionado el lecho del torrente de Sant Llorenç. Cabe recordar que a causa del desbordamiento de dicho torrente hace diez días y de las inundaciones en la zona fallecieron un total de 13 personas.