Bill Walker le propuso matrimonio a Phyllis Ponting antes irse a la guerra. Ella le envió una carta aceptando el enlace, pero él nunca respondió
Bill Walker le propuso matrimonio a Phyllis Ponting antes irse a la guerra. Ella le envió una carta aceptando el enlace, pero él nunca respondió - Trevor Porter / SWNS, tomadas desde Mirror Online

Historia de amor eterno: una británica recibe 77 años después una carta de su prometido enviada en 1941

El soldado, caído en la II Guerra Mundial, escribió en aquella misiva su alegría porque ella hubiera aceptado casarse con él

LondresActualizado:

Una mujer británica de 99 años, Phyllis Ponting, aún mantiene vivo el recuerdo del novio que le pidió matrimonio pero cuyo rastro perdió cuando él se fue a combatir durante la Segunda Guerra Mundial (1939–1945).

Una expedición de arqueólogos, que trabaja desde el año 2011, logró dar con el paradero de la embarcación de carga SS Gairsoppa, conocido supuestamente por transportar el mayor tesoro de metales preciosos de la historia, hundido en las aguas del océano Atlántico en el año de 1941 en la costa de Irlanda. De la nave pudieron rescatar diversas pertenencias, entre las cuales se encuentran 700 escritos, entre cartas y documentos.

Cuando Phyllis Ponting, en su casa en el pueblo de Devizes, en el sudoeste de Inglaterra, abrió aquel sobre que le entregaron desde el Museo Postal de Londres reconoció la letra de Bill Walker, su prometido en 1941, y se dio cuenta que era la carta que había estado esperando durante toda su vida. Llegaba con 77 años de retraso y era la respuesta a la carta que ella le envió aceptando la propuesta de matrimonio que él le había hecho desde la India británica, donde Bill estuvo destinado durante la segunda guerra mundial.

Phyllis siempre interpretó el silencio de Bill como la señal de que se había repensado su propuesta. Se escribían dos y tres cartas por semana y, de repente, dejó de responder. Bill, que entonces tenía 22 años, integró el primer batallón del Regimiento de Whiltshire de las Fuerzas Armadas británicas y fue destinado a la India en septiembre de 1939, primero a Bangalore y luego a Madrás. Nunca regresó. Le dieron por desaparecido.

Ella lo estuvo esperando, pero la misiva de respuesta no llegó, así que esta mujer británica acabó rehaciendo su vida y se casó con otro hombre con quien tuvo cuatro hijos. Y cuando falleció su marido se volvió a casar en terceras nupcias.

«Serás mía para siempre»

«Cariño, lloré de alegría cuando leí tu carta, no sabía qué hacer, tendrías que haber estado aquí para ver lo feliz que me hiciste cuando leí que aceptabas y que serías mía para siempre», le escribía Bill en la carta perdida desde la tienda de campaña donde dormía. Phyllis, que ahora tiene 4 nietos y 7 bisnietos, explica que sintió un alivio y una felicidad enormes cuando recibió la visita de un programa de la BBC que buscaba a la persona escondida tras el nombre de «Phyll» a quien escribía un soldado enamorado.