Esta es una de las APP que la Fiscalía quiere prohibir porque avisa de radares y coches patrulla

En tiempo real, SocialDrive permite conocer dónde sobrevuelan incluso los helicópteros Pegasus de la DGT

Actualizado:

Bartolomé Vargas, fiscal de sala coordinador de Seguridad Vial, puso ayer un ejemplo que todo el mundo entenderá: lo que antiguamente eran los «destellos de luces» entre conductores, que se avisaban cómplices de la presencia de un control policial, ha mudado en webs y aplicaciones móviles para evadir la presencia de un radar camuflado próximo o de uno de esos puestos de vigilancia. Ambos son igual de perjudiciales, dijo Vargas, porque permiten que personas ebrias, delincuentes e incluso terroristas, conozcan y, por tanto, eludan la acción de la Justicia.

«Las policías están detectando que esto ocurre y han dado la voz de alerta. Creo que tienen razón», agregó el fiscal que coordina a los 70 fiscales adscritos a tráfico en el país. Acompañado de dos de ellos, dio a conocer la instrucción de oficio que ha enviado a todos los agentes (Mossos, Ertzaintza, Guardia Civil, Policía Foral de Navarra y policías locales) para que recaben los datos posibles sobre las herramientas tecnológicas que avisan a los conductores de la ubicación de controles de velocidad, alcohol y drogas, así como de quiénes las usan y las fuentes de información que se emplean para obtener estos avisos.

Según pudo saber ABC, una de las aplicaciones bajo sospecha es Socialdrive que «permite –describen sus creadores– intercambiar información de tráfico a tiempo real» a través de las redes sociales, dando a conocer incluso dónde sobrevuelan los helicópteros Pegasus de la Dirección General de Tráfico.

«Hasta ahora solo son legales las APP que informan de radares fijos, no camuflados, aunque todavía hay un vacío legal sobre ello», reconoció el fiscal jefe. Si con la información recabada de las policías, los fiscales lo ven necesario, propondrán en la Memoria de la Fiscalía General del Estado emprender una reforma legal (podría ser bien en la Ley de Seguridad Ciudadana o en la de Seguridad Vial) para prohibir todo aquel dispositivo que avise de la ubicación de los radares y controles policiales. Yevitar los perjuicios que ocasionan. «En esas APP, se indica la ruta de un coche patrulla y eso no puede ser. Si avisas a un conductor ebrio, pueden pasar dos cosas: que busque una ruta alternativa, esquive el control y llegue a casa; o que acabe en tragedia», zanjó.

Estos avisos conllevan que los controles policiales sean itinerantes, de corta duración y en lugares de escaso tráfico, torpedeando la estrategia de seguridad vial. El fiscal lo achaca a un problema de «educación y cultura», ya que avisar a otro conductor es un riesgo para los demás.

Uso de los móviles

En el oficio dirigido a las policías judiciales de Tráfico, Vargas incluye otro apartado. La Guardia Civil y policías investigarán los datos del móvil del conductor implicado en un accidente (en el caso de que derive en un homicidio o lesiones graves por imprudencia). Se indagará en la actividad de mensajes y whatsapps, llamadas, usos del navegador y APP registrados en el teléfono, pero nunca, aclaró el Ministerio Público, buceará en el contenido.

Vargas detalló que se sigue así la circular 2/2019, de la Fiscalía General del Estado, que incluye que en caso de siniestro mortal o grave se puedan recabar los datos precisos para rastrear e identificar el origen y destino de una comunicación, su duración, fecha y hora; así como identificar e incluso geolocalizar a los comunicantes.