Imagen de archivo
Imagen de archivo

Una cadena hostelera balear multa con 200 euros a los practicantes de «balconing»

Hasta ahora esta práctica no estaba contemplada en la normativa de los hoteles y solo podían ser sancionados por la policía local

Actualizado:

Una importante cadena hostelera balear ha decidido empezar a multar con 200 euros a los huéspedes que tengan la brillante idea de saltar desde el balcón, ya sea para cruzar a la habitación de al lado o para darse un chapuzón en la piscina.

Cabe recordar que la práctica del «balconing» consiste, esencialmente, en lanzarse desde una terraza a una piscina o en pasar de un balcón a otro en un hotel o en un apartamento. Sin embargo, en ocasiones se califican ahora como posibles casos de «balconing» percances graves o fatales que pueden obedecer en realidad a un accidente doméstico, un despiste o un problema de salud. El aumento del balconing en los últimos años afecta directamente al turismo de la isla, sobre todo por temas de intento de fraude . Un turista inglés intento estafar al hotel donde estaba alojado afirmando que las lesiones que había sufrido haciendo balconing se debían, en verdad, a un resbalón accidental en la zona de la piscina, por un posible mal estado de dicha zona.

Esta cadena de hostelería prefiere estar segura y conviertE el salto desde el balcón en una práctica sancionable por el hotel reflejada en las cláusulas que los huéspedes deben aceptar antes de hacer el «check in». El balconing no estaba contemplado en la normativa de los hoteles, hasta ahora, y eran sancionados por la policía local.

Además, también deberán abonar la cantidad correspondiente a los desperfectos que haya en la habitación, después de los numerosos episodios de televisores rotos o colchones quemados, entre otros.