El despliegue policial se mantuvo hasta las ocho de la tarde
El despliegue policial se mantuvo hasta las ocho de la tarde - IDEAL (ALFREDO AGUILAR)

Brutal agresión a dos pediatras y una enfermera en Granada tras la muerte de un recién nacido

Un padre de 18 años la emprendió a golpes con un pediatra bastante corpulento, una doctora y una enfermera generándole lesiones a los tres

GranadaActualizado:

Policía Nacional y Policía Local custodiaron durante la jornada de ayer la puerta del Hospital Materno Infantil de Granada tras la brutal agresión a dos pediatras y a una enfermera sobre las diez de la mañana en la quinta planta de Neonatología de este centro sanitario. Un padre, de tan sólo 18 años, la emprendió a golpes con un pediatra bastante corpulento, una doctora y una enfermera generándole lesiones a los tres. La enfermera necesitó recibir puntos de sutura encima de la ceja para curar la herida que le había generado este joven después de cerrarle una puerta delante de su cara. Los dos galenos también recibieron bofetadas y puñetazos. Los tres disponen del correspondiente parte de lesiones que será adjuntado a la denuncia que interpondrán, seguramente, durante la jornada de hoy, tal como informa el Ideal.

Los hechos sucedieron cuando la familia de un recién nacido prematuro con tan sólo 48 días de vida recibió la información de la muerte de este neonato, que fue ingresado días atrás procedente de la ciudad de Albacete y quien la noche del lunes ya comenzó a empeorar. El padre entró en cólera tras conocer la noticia y comenzó a lanzar improperios contra los profesionales, que tras comprobar cómo este individuo agredía a los dos pediatras y a la enfermera decidieron pulsar el botón antipánico, lo cual movilizó a los vigilantes jurados que se encontraban en el Hospital General del Virgen de las Nieves. Dos guardias de seguridad cubrieron dos de las tres puertas de entrada a esta unidad de Neonatología, pero parte de los familiares allí congregados se colaron por la puerta que no estaba cubierta por los vigilantes. Poco después hizo acto de presencia en la zona un vehículo de la Policía Nacional y otro de la Policía Local, aunque los agentes no necesitaron reducir a nadie.

[Sigue leyendo en Ideal]