El Ayuntamiento de La Coruña multa por dejar mal el coche al joven que murió en un paso de cebra

La policía encontró el cuerpo del joven en el suelo a pocos metros de su propio coche, pero ha solicitado la anulación de los 200 euros de sanción

LA CORUÑAActualizado:

El Ayuntamiento de La Coruñamultó el coche de un joven, por dejarlo en un paso de cebra, con la triste circunstancia de que había fallecido junto al vehículo, después de estacionarlo en esta zona prohibida.

El joven, de 31 años, había fallecido de forma repentina en la madrugada del 6 de marzo y su cuerpo fue descubierto, alrededor de las cinco de la mañana, por una patrulla de la Policía Local. El coche estaba parado y con una puerta abierta en una paso de cebra de la calle Pintor Joaquín Vaamonde. A pocos metros se encontraba su conductor, con los ojos abiertos, los labios amoratados, y con la llave del coche en la mano, según informa La Voz de Galicia.

La familia del joven acaba de recibir con gran indignación una carta del Ayuntamiento de La Coruña, ya que le envía una «multa por aparcar en el paso de cebra», asegura el padre.

«La multa llegó a mi nombre, porque soy el propietario del vehículo, de hecho esa noche, como tardaba tanto en regresar, mi mujer y yo fuimos en moto a buscar a nuestro hijo», recuerda el padre del fallecido. «Obviamente no son los doscientos euros de la multa lo que nos duele, es la falta de tacto que han tenido con nosotros. Me resistiré a abonarla hasta el final por una cuestión de dignidad».

El padre recuerda que «cuando vimos el coche y nos paramos, un policía nos preguntó si teníamos algo que ver con ese coche, y le dije que yo era el dueño del vehículo». El agente les comunicó la noticia y asegura que «se nos vino el mundo encima».

El joven fallecido «tenía problemas congénitos de tipo cardíaco, tuvo varias operaciones pero nunca te esperas este desenlace», señala el padre.

Hoy miércoles, el Ayuntamiento de La Coruña mostró sus disculpas con la familia y anunció que anulará la sanción de 200 euros impuesta. Ya el mismo día que sucedieron los hechos, tras comprobar que el conductor del vehículo infractor era el fallecido, los propios agentes de la Policía Local solicitaron la anulación y archivo de la sanción.