Belén Martín es directora general del Grupo Restalia
Belén Martín es directora general del Grupo Restalia - ABC

8 de marzoBelén Martín, directora general de Restalia: «Estamos orgullosos de haber alcanzado la paridad en Dirección»

La compañía propietaria de cadenas como 100 Montaditos y Cervecería La Sureña se vanagloria de las políticas de equidad y conciliación implementadas en un sector, el de la restauración, todavía dominado por hombres

Actualizado:

Ellas son hoy las únicas protagonistas. Mujeres. Es 8 de marzo, y al margen de si una prefiere parar o no en esta jornada, lo que las mujeres tienen claro es que hay que reivindicar mejoras para poder acceder, en condiciones de igualdad, a puestos de trabajo y de responsabilidad.

De acuerdo con los últimos informes, en España un 27% de los puestos de dirección están ocupados por mujeres, unos puntos por debajo de la media europea y una tasa que se ha estancado en los dos últimos años. Por eso, en ABC hemos propuesto el mismo cuestionario a tres mujeres que sí han logrado el ascenso en sus carreras profesionales y que, por sus declaraciones, constituyen «raras avis» dentro de sectores dominados por hombres: el inmobiliario, el automovilístico y el de la restauración. Ninguna de las tres tenía claro, o al menos, no lo confirmó en estas entrevistadas realizadas en las horas previas, si haría huelga este 8 de marzo, aunque pedían respetar la decisión libre que tome cada mujer.

Belén Martín es directora general del Grupo Restalia, compañía de restauración y propietaria de 100 Montaditos, Cervecería La Sureña y The Good Burger, desde 2014. Desde enero de 2016 ocupa el cargo de directora general de la compañía. Madre y casada, es una gran apasionada de la lectura, los viajes, la música y la gastronomía.

Trácenos la radiografía de género en su empresa: ¿cuántas mujeres y hombres hay en plantilla? ¿Se sigue alguna directiva de género en la contratación?

Actualmente la plantilla de Restalia, empresa española de restauración líder en el mundo que opera las marcas 100 Montaditos, TGB (The Good Burger) y Cervecería La Sureña, cuenta con cerca de 160 personas, de las cuales el 53% son hombres y el 47% son mujeres. En este sentido, consideramos que somos garante en la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres entre las grandes empresas españolas.

Y en los sillones del Consejo de Administración, ¿cómo es el reparto?

Otro de los lugares donde se muestra la paridad de nuestra empresa es el Comité de Dirección, ya que hombres y mujeres cuentan con representación al 50%. Además, en el Comité, del que yo misma formo parte, también están representados el departamento Financiero, el de Compras y el de Marketing, entre los que las funciones se reparten de manera equitativa para cubrir todas las necesidades de la empresa.

El tema más candente sobre la brecha de género que aún existe es la distancia salarial. En SEAT, ¿cobra menos una mujer que un hombre por hacer el mismo trabajo?

En Grupo Restalia se priorizan las capacidades individuales, independientemente de ser hombre o mujer, sobre el sexo de cada uno. Estamos convencidos y somos conscientes de que todo el mundo tiene que tener las mismas oportunidades, por eso no hacemos ningún tipo de distinción en materia de salario y atribuimos a cada puesto las cantidades que consideramos justas por su desempeño.

¿Cómo ha llegado usted a ser el cargo que ocupa? ¿Ha abandonado o dejado por el camino alguna lucha, ha tenido que renunciar a algo por ser quién es?

La Dirección General de esta compañía es por ahora la culminación a una trayectoria profesional que ya abarca 20 años. Tras licenciarme en Derecho, comencé a formar parte del departamento jurídico de diferentes empresas, adquiriendo cada vez más responsabilidad, hasta mi llegada a Grupo Restalia en el año 2014.

Evidentemente, los puestos con mayor responsabilidad tienden a requerir una mayor dedicación, por eso, aunque personalmente siempre he tenido la ambición de promocionar y llegar a más en cada empresa de la que he formado parte, la conciliación entre mi vida personal y la profesional ha sido fundamental y por suerte no he tenido que renunciar a nada durante mi carrera.

¿Cuántas reticencias sociales encuentra todavía a la hora de que la valoren como directiva y no solo como mujer?

Al igual que cualquier persona con una larga trayectoria empresarial en diferentes empresas, me he enfrentado a un sinfín de situaciones que he podido sortear hasta llegar a mi actual posición.

Por suerte, el hecho de que una mujer alcance un puesto directivo no es ninguna sorpresa en la España del siglo XXI, una tendencia que estoy segura de que continuará aumentando durante los próximos años y que la sociedad asume como algo normal.

Diría que existe machismo en su empresa. ¿Cómo valora el movimiento internacional #MeToo? ¿Qué medidas toma su empresa para acabar con estas situaciones de acoso laboral y sexual?

Los valores de nuestra compañía se basan en el respeto y la consideración hacia los compañeros y los socios con los trabajamos, por eso, pensar en situaciones de acoso de cualquier tipo, ya sea laboral o sexual, es para mí impensable en nuestra empresa. Además, vuelvo a destacar el hecho de la que mitad de la representación en el Comité de Dirección del Grupo la llevamos a cabo mujeres, mostrando claramente nuestra posición contra el machismo.

El movimiento #MeToo ha surgido como respuesta a la desigualdad y al acoso que todavía viven las mujeres en prácticamente cualquier sociedad y ámbito de trabajo. Desde mi punto de vista, independientemente de controversias puntuales que pueda haber tenido, creo que se trata de una iniciativa muy positiva, ya que ha conseguido llevar a la opinión pública temas tan graves como el acoso y los comportamientos que en muchas ocasiones tienen que soportar las mujeres por el simple hecho de ser mujeres. Por otra parte, es interesante ver como en diferentes países se ha generado debate sobre si ciertas normas culturales deben ser consideradas machistas o no, logrando proponer soluciones e incluyendo a los hombres como parte fundamental en la lucha contra el machismo.

¿Qué políticas lanza su empresa para favorecerla?

Somos conscientes de que, entre las necesidades de los empleados, así como sus demandas a la hora de acceder a un puesto de trabajo, priman cada vez más la conciliación y la flexibilidad para combinar la vida personal con la profesional, un modelo que están siguiendo ya muchas de las grandes empresas de este país, incluyendo la nuestra.

Sin ir más lejos, el año pasado nuestra compañía firmó con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad un convenio que, además de fomentar la igualdad de oportunidades entre ambos sexos en el entorno laboral y de promover la presencia de mujeres en puestos directivos, el Grupo se comprometía a diseñar planes orientados a la promoción del equilibrio profesional en las empresas y poner en marcha iniciativas que faciliten la conciliación de la vida laboral, personal y familiar de hombres y mujeres, con el fin de evitar que la maternidad sea una desventaja para la promoción profesional.

¿Para usted, es más fácil trabajar con hombres o mujeres? ¿Es España todavía una sociedad machista?

Personalmente, no tengo preferencias a la hora de trabajar con hombres o con mujeres, ya que la clave está en el trabajo en equipo y en lo que pueda aportar cada individuo al rendimiento de una empresa.

Sobre si España es una sociedad machista o no, creo que sería un error generalizar sobre el caso concreto de nuestro país, pero sí que me atrevo a decir que el machismo es una lacra que por desgracia siempre ha estado presente, y todavía lo está, en todas las sociedades y épocas, independientemente del estamento social.

¿Diría que el mundo en el que usted se mueve, su gremio, su sector, es todavía machista y por qué?

Es evidente que las mujeres están ganando terreno en todos los sectores, no solamente en el de la restauración. Independientemente de lo que pueda ocurrir en otras compañías del sector, nosotros estamos muy orgullosos de que en el caso particular de Restalia, la mitad de los puestos directivos estén ocupados por mujeres.

Para lograr esta paridad, no solo en puestos directivos sino en toda la compañía, se ha ido construyendo una cultura y unos valores empresariales en los que todos nuestros empleados tienen las mismas oportunidades de cara a promocionar y desempeñar su trabajo.

¿Es usted partidaria de cuotas en las plantillas por género, de reservar sillones en consejos en base a la paridad o cree más en el mérito y el esfuerzo que en los números?

Como comentaba anteriormente, valoro el esfuerzo, la predisposición y el mérito de cada persona, por eso pienso que, a pesar de que las cuotas han podido ser necesarias para momentos y situaciones concretas; en un país donde la mayoría de los estudiantes y de la fuerza laboral son mujeres, tenemos que apostar claramente por las capacidades y el mérito individuales.

¿Qué significa para su empresa tener a una mujer al frente? ¿Qué medidas se están tomando por la igualdad en su empresa?

En primer lugar, es necesario que en la sociedad y en el entorno empresarial las mujeres directivas seamos cada vez más visibles con el fin de mostrar que con esfuerzo y determinación las mujeres no tienen barreras. En este sentido, es muy importante ser visibles, ya que, aunque las mujeres en la alta dirección ya suponen más de un 26% en España, este dato pone en relieve que seguimos estando infrarrepresentadas en los procesos y en los puestos de decisión, especialmente en los más altos, a pesar de constituir la mitad de la mano de obra.

Uno de los pilares de nuestro convenio con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad es precisamente el de fomentar la presencia de mujeres en altos cargos.

¿Qué fallos encuentra en el sistema actual para potenciar la igualdad y con qué obstáculos se enfrenta todavía la empresa?

Antes que nada, todas las empresas deberían implantar políticas de igualdad de género como parte de sus propios valores corporativos, haciendo a sus empleados conscientes de la importancia de que exista una igualdad real.

A partir de ahí, es fundamental resolver el problema de la brecha salarial mediante la creación de políticas de igualdad salarial. En este sentido, hay países de nuestro entorno, como Islandia, donde desde este año las empresas deben por ley pagar lo mismo a hombres y mujeres, siendo penalizadas en caso de que no lo hagan. Por otra parte, los programas de conciliación laboral y familiar, que permitan mayor flexibilidad a la hora de trabajar y no discriminen a mujeres con intención de ser madres, son claves no solo para la sociedad sino también para la economía de nuestro país.

¿Va a hacer huelga el día 8?

Aunque todavía no puedo confirmar lo que finalmente haré el próximo día 8, creo que es importante que cada mujer sea libre de decidir si hace huelga o no, sin ser coaccionada ni presionada por nadie y sabiendo exactamente cuál es el fin de la misma.