Curro Romero recibe el galardón de manos del alcalde de Sevilla

Velá de Triana 2019«En Sevilla hay Velá "pa" rato»

Curro Romero recibió este domingo el galardón de trianero adoptivo

SevillaActualizado:

«En Sevilla habrá Velá “pa” rato». Así clausuró anoche el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, el tradicional y largo acto de inauguración de esa fiesta en el que el torero Curro Romero recibió el galardón de trianero adoptivo, y puso al público de pie.

En ese acto del hotel Triana se pregona la Velá y se homenajea a distintas personas e instituciones vinculadas con ese barrio universal. Por eso asistieron representantes de todos los grupos políticos municipales, de los empresarios sevillanos, de las hermandades y cofradías, de las asociaciones y entidades del barrio, y muchos trianeros anónimos que mitigaban el calor gracias al ambigú que surtía de bebidas.

Deporte, flamenco, ciencia, toros, y teatro son ámbitos de la sociedad y de la vida del arrabal, de todo lo bueno que hay, reconocidos este año en las distinciones que se conceden en esa celebración, catalogada ya, y por derecho propio, como Fiesta Mayor de la Ciudad Sevilla.

Así, se entregaron los galardones como trianeros del año a Alberto García Delgado, joven jugador de fútbol sala, internacional Sub-21 y Sub 18, dos veces Campeón de Liga Regular Segunda División y Campeón de España de Clubes; y, a Charo Urbano Sánchez, actriz, protagonista, entre otras obras, de «Estrella Sublime».

Pedro Jordano Barbudo, doctor en Biología y profesor de investigación del CSIC en la Estación Biológica de Doñana y Curro Romero, recibieron la condecoración como trianeros adoptivos y como trianeros de honor fueron premiados Carmen Montoya Fernández, de la saga flamenca de los Montoya; a su hija Carmelita Montoya (de forma improvisada y fuera de programa), a Concepción Pérez Jiménez, por su vinculación al barrio; Francisco García López, «Barrilito de Triana», cantaor; y, Manuel Vargas Correa, por su compromiso con el barrio.

También recibió su distinción como institución honorífica el Coro de Santa Ana.

Además, se hizo entrega de un recuerdo al autor del cartel de la Velá, Laudelino Díaz Pino, y al pregonero, Carlos Valera Real.

El acto, presentado y conducido por Moisés Ruz comenzó con el concierto de la banda sinfónica municipal.

Ofreció un programa dedicado al barrio con el título «De los Font para Triana» bajo la batuta del director de esta formación musical, Francisco Javier Gutiérrez Juan, y con la participación de los artistas Patricia Vela y Fran Doblas. Fue una visión de la relación musical entre los Font de Anta y el barrio de Triana coincidiendo con la celebración durante 2019 del centenario de la composición de la marcha «Amarguras».

Incluyó el tema «¿Niña de qué te la das?», una composición recientemente hallada por la banda municipal de Manuel Font de Anta sobre letra de Manuel Susillo González e instrumentada para banda por Manuel Font Fernández que está dedicada al pintor sevillano José Rico Cejudo y que, dentro de la labor de investigación que la formación musical y su director vienen realizando, supone un importante descubrimiento ya que se trata de una canción que forma parte de la primera grabación realizada en español en el año 1923 que se encuentra en la biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, en Washington.

Seguidamente, tras la interpretación musical, el periodista, escritor e historiador Carlos Valera Real pronunció el pregón. Fue presentado por la delegada del Distrito Triana-Los Remeidos, Encarnación Aguilar Silva, que se presentó por primera vez como delegada y aseguró que pondrá su máximo empeño en cumplir todas las expectativas de los trianeros.

Recordó que grandes artistas y poetas han cantado y escrito a Triana, desde el corazón y desde el más profundo sentimiento que despierta y que también desde el corazón y desde la ilusión organizamos la Velá, para disfrute de los trianeros y trianeras.

Terminó mostrando «nuestro más sincero agradecimiento a todas las personas y entidades que hacen posible esta fiesta, llena de cultura, tradición, alegría y buena convivencia».

A Carlos Valera Real, el nieto del mítico «Realito», aquel catedrático de danza que instruyó a innumerables artistas en su academia de la calle Trajano, el arte del pregón no le coge por sorpresa porque lleva ya casi 60, destacando los que hizo para El Arenal o para el centenario salesiano. Su humildad le hizo reconocer que la elección por parte de la comisión organizadora de hacerle pregonero es «un regalo que me han hecho los hijos de Triana, porque hay muchísima gente que merece darlo y que jamás podrá hacerlo», según dijo a ABC.

Sobre el contenido del pregón las líneas maestras fueron que «Sevilla es Sevilla, el puente es la llave, y la otra parte es Triana».

Durante una hora pasó revista a la historia, la gente, la comida, los olores, los colores, las casas, las cofradías, la actualidad y lo que estará por llegar. Y dijo que el tiempo se detiene en Triana, que en Sevillla todo el mundo tiene prisa pero en Triana, no. En Triana se paran y hablan, haciendo referencia a que no se ha perdido la sana costumbre de conversar e interesarse por el otro.

Y todo ello, el pregón y la entrega de premios, salteado con sones flamencos, con cante y aplausos, con flashes de móviles, vítores a los artistas, niños correteando, mayores dando cabezadas, y alguno que otro que se arrancó a bailar por un pasillo.

Y también muchas muestras de cariño a Curro Romero que acudió con su mujer, Carmen Tello. Sereno, sonriente, sentado en su silla, el torero no escatimó fotos con todos cuantos se les acercaban con sus hijos, su abuela o su madre.

«Yo estoy muy emocionado —dijo a ABC— porque aunque no he vivido en Triana me siento muy vinculado a este barrio».

A las doce de la noche terminó el acto que comenzó a las nueve, y el alcalde, como no quiso extenderse más, concluyó diciendo que con todos estos artistas y gente «como las que hemos visto aquí, en Sevilla hay Velá “pa” rato».