Mercedes Alaya, magistrada de la Audiencia y exinstructora de los ERE
Mercedes Alaya, magistrada de la Audiencia y exinstructora de los ERE - Maya Balanya
Jueces

Mercedes Alaya: «Me siento muy satisfecha con el archivo del expediente disciplinario»

El CGJP cree que la magistrada opinó en el Club Siglo XXI sobre temas «relevantes» y «de actualidad» sin ser «irrespetuosa» o «incorrecta»

SevillaActualizado:

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha acordado archivar las diligencias informativas que abrió a la jueza Mercedes Alaya a petición de la Fiscalía por sus declaraciones en el foro de opinión Club Siglo XXI. El CGPJ, el órgano de gobierno de los jueces, ha decidido no abrir expediente a la hoy magistrada de la Audiencia y exinstructora del caso de los ERE, «porque no se aprecian motivos para exigir responsabilidad disciplinaria». Al conocer el resultado de esas diligencias informativas, la juez Alaya ha declarado este viernes que «me siento muy satisfecha por el archivo del expediente disciplinario».

Analizadas las informaciones publicadas en diferentes medios de comunicación, así como la grabación de la intervención íntegra de la magistrada Mercedes Alaya en el almuerzo coloquio organizado por el Club Siglo XXI el 4 de junio de 2018, el CGJP ha entendido que la magistrada tiene unas «relevancia pública al haber instruido causas con importante repercusión mediáticas» y que «su discurso tuvo como eje vertebrador la independencia judicial», contestando después a algunas preguntas que le fueron formuladas.

Falta de independencia judicial

«La magistrada aludió a las normas que tienen como fin amparar la independencia judicial para, a continuación, referirse a una serie de cuestiones o aspectos que ella misma consideró constitutivas de amenaza a tal principio», según el CGPJ, que recoge algunas de esas amenazas mencionadas por la jueza: la composición del CGPJ, la elección del Fiscal General del Estado y, lo que estimaba más grave, la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal», que atribuiría al Ministerio Fiscal la instrucción de las causas, «lo que sería como tener al lobo metido dentro del gallinero».

Para el órgano de gobierno de los jueces, no se aprecia «la existencia de una falta de consideración a miembros del Ministerio Fiscal, dado que lo que realmente la denunciada hace es criticar el régimen legal vigente por el que se ordena la estructura y sistemas de nombramientos», destacando además la juez que los fiscales eran «excelentes profesionales». Según el CGPJ, «su intención fue la de critica dicho régimen legal y no desconsideran a los integrantes de dicha institución».

Destaca también el CPPJ que durante su intervención en el Club Siglo XXI, «la magistrada no se pronunció sobre asuntos judiciales mediáticos en trámite, pese a que se le requirió a ello». Aunque «expuso su punto de vista sobre las injerencias que dijo haber sufrido, su relato no revistió caracteres de irrespetuosidad o incorreccion», expresando opiniones sobre la renovación de los vocales del CGPJ, la Manada u otras cuestiones varias.

Apoyo a la magistrada

«Estaríamos, en definitiva, ante opiniones discutibles sobre temas relevantes, de actualidad, propias de un foro de opinión; siendo que las expresiones objeto de la denuncia, tras examinar el vídeo completo de su intervención, fueron dirigidas a sustentar una opinión sobre diferentes aspectos de la normativa por la que se rige en nuestro país el Ministerio Fiscal y sobre una futura e hipotética reforma legislativa; pero no a menospreciar o desconsiderar a sus integrantes», subrayas el CGPJ, que apoya así a la magistrada frente a la Fiscalía.

Como se recordará, Mercedes Alaya denunció en el Club Siglo XXI que el Fiscal General del Estado es elegido por el Gobierno y los fiscales le deben obediencia debida, «lo que -a su juicio- puede afectar a cualquier procedimiento judicial en marcha». Consideró en ese foro que la reforma judicial que dejará la instrucción en manos de los fiscales sería como «tener al lobo metido dentro del gallinero».

Días después de esas declaraciones en el Club Siglo XXI, el fiscal jefe inspector de la Fiscalía General del Estado presentó un escrito en el CGPJ para que se le abriera un expediente disciplinario a la juez al entender que sus manifestaciones «suponen un absoluto desconocimiento de nuestra institución y ponen en entredicho, con el menosprecio que las mismas llevan implícito, la objetividad e imparcialidad del Ministerio Fiscal y sus integrantes».

Mercedes Alaya ha defendido su derecho a opinar como una ciudadana más
Mercedes Alaya ha defendido su derecho a opinar como una ciudadana más - J. M. SERRANO

Opinar como ciudadana

El promotor del expediente disciplinario acordó abrir diligencias informativas en las que dio voz a la juez Alaya, quien corrigió a la Fiscalía al decir que dichas declaraciones no fueron realizadas a un periódico, «sino -dijo- en un foro de opinión al que fui invitada como ciudadana, con mi nombre y apellidos para, en el curso del almuerzo, debatir sobre la independencia del poder judicial, reivindicación que va ligada a mi vocación como juez y que a Dios gracias comparten otros compañeros».

La magistrada puso de manifiesto ante el órgano de gobierno de los jueces que, aunque tenga la condición de juez, como ciudadana puede expresar libremente sus opiniones, «pues para ello -añadió- me ampara el artículo 20.1 a) de la Constitución». Asimismo, la que fuera instructora del caso de los ERE recordó que tras dejar de ser juez instructora ha debatido desde hace varios años en otros foros de opinión sobre la independencia del poder judicial, donde «siempre -dice- he de referirme a un Consejo General del Poder Judicial politizado al no estar integrado por vocales elegidos por los jueces y magistrados, y a la falta de independencia, por razón de su dependencia quejárquica, del Ministerio Fiscal».

«Meter al lobo en el gallinero»

Sobre las manifestaciones de la magistrada acerca de «meter al lobo en el gallinero, la jueza Alaya explicó al CGPJ que se trataba de «mi opinión personal» sobre la posibilidad de que se aprobara la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, de forma que la instrucción de las causas penales pasara al Ministerio Fiscal, que no goza de independencia». Ello supondría -a su juicio- «un hachazo a la independencia del poder judicial por el peligro de injerencia del poder político en los procedimientos judiciales», un riesgo -dice en su escrito- que ha expuesto la Unión Europea, que en 2014 «señalaban la necesidad de reconsiderar el método de selección del Fiscal General del Estado».

A raíz de la queja de la Fiscalía, el Consejo General del Poder Judicial pidió al Club Siglo XXI las grabaciones sonoras y audiovisuales del almuerzo-coloquio en el que participó Mercedes Alaya, aunque la organización no pudo facilitarlo porque hubo un fallo técnico que impidió grabar. Finalmente, se recabó todo lo publicado en los medios de comunicación sobre la intervención de Alaya y se pidió a TVE que le remitiera el audio de la charla-coloquio.