Tráfico intenso de vehículos en Paseo Colón
Tráfico intenso de vehículos en Paseo Colón - NIEVES SANZ

Los sevillanos pierden un día al año metidos en atascos

Los conductores pasan 25 horas anuales en los embotellamientos, una hora más que en 2016

SEVILLAActualizado:

Un día al año perdido. Exactamente son 25 horas las que los sevillanos pierden al año por culpa de los atascos de tráfico, según el último informe de INRIX Global Traffic Scorecard, correspondiente a 2017. Estas 25 horas anuales suponen siete horas más que en 2015 y una hora más que en 2016. Un tiempo que a unos conductores genera tensión, a otros enfado y a otros agresividad. Unas reacciones que no son recomendables al volante.

INRIX Global Traffic Scorecard ha analizado la densidad de circulación de vehículos en 1.360 ciudades del mundo de 38 países diferentes y sitúa a la capital hispalense en el puesto número cinco en el ranking de ciudades españolas con más congestión en la circulación de los vehículos. Los ciudadanos con peor calidad de movilidad son los residentes en Madrid, que invierten 42 horas al año en soportar atascos. En segunda posición se encuentra Cartagena, donde sus 214.000 habitantes pierden 40 horas al año por la congestión del tráfico. A continuación, le sigue Barcelona, donde la media de horas en embotellamientos es de 28 horas año, mientras que los atascos afectaron a los valencianos un total de 26 horas al año. En términos porcentuales, los sevillanos invierten el 16 por ciento del tiempo que permanecen en las vías públicas a sufrir los atascos. De las 1.360 capitales analizadas, de las que 63 son españolas, Sevilla ocupa el puesto 285 del ranking mundial en tiempo de permanencia en atascos. Con todo, los sevillanos sufren menos atascos que los ciudadanos de Moscú (con 91 horas perdidas al año), Londres (74), París (69) o Roma (39).

Según el informe INRIX, proveedor líder internacional de inteligencia y servicios para vehículos conectados y que sirve de referencia para las ciudades a fin de medir el progreso en la mejora de la movilidad urbana, el incremento en los niveles de congestión del tráfico en España es resultado de la recuperación económica en España, la mejora en los datos del desempleo junto a la bajada de los precios del combustible.

Sin embargo, estar atrapado en un atasco conlleva situaciones de estrés y cierto peligro implícito, ya que los conductores realizan movimientos más bruscos con su vehículo y, a veces, terminan perdiendo la atención a su alrededor ofuscados por la frustración.

Por no hablar de los niveles de contaminación que se generan. Éstos pueden llegar a aumentar hasta un 40% más que cuando se circula a velocidad normal. En estos casos, los expertos aconsejan cerrar las ventanillas del vehículo y poner la ventilación en modo recirculación del aire para conseguir que éste esté más limpio.

26 millones de pérdidas

Según un informe anual de TomTom los atascos cuestan más de 26 millones de euros a las empresas sevillanas. Esta cifra se ha obtenido a través de datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre furgonetas, camiones y autocares registrados en la provincia. Los días con más atascos son los lunes entre las 8.00 y las 9.00 de la mañana, así como los viernes de 15.00 a 16.00 horas de la tarde, momentos en los que el tráfico aumenta hasta un 44%.

Los atascos pueden tener distintas causas externas como las condiciones climatológicas, las obras o los accidentes de tráfico. Sin embargo, en muchas ocasiones, se produce por la mala conducción. La distancia de seguridad recomendada por la DGT sirve para evitar las congestiones. Si se circula muy cerca de otro vehículo y el de delante frena, se puede desencadenar una retención, a causa del efecto acordeón que se genera, afectando al tráfico que viene detrás, ya que a causa del frenazo tienen que bajar la velocidad o, incluso, pararse. Este efecto se va propagando de forma más rápida que la capacidad de reacción de los conductores. Y al final, la congestión se forma atrás, porque los primeros coches no se percatan al continuar con su marcha. Una buena forma de evitar los atascos es usando el transporte público.