Reunión de trabajo celebrada estos días en Marruecos
Reunión de trabajo celebrada estos días en Marruecos - ABC

Sevilla busca ser puerta de entrada para el turismo chino del norte de África

El Consorcio potencia su relación con Marruecos, alimentada por los nuevos vuelos

Eduardo Barba
RabatActualizado:

El fabuloso momento turístico de Sevilla capital, que bate récords año a año de visitantes alojados (más de tres millones en 2018) y pernoctaciones (6,3 millones), hace plantearse ya con razones bien fundadas a los responsables públicos y de la empresas del gremio que la capital andaluza debe dar un salto cualitativo. Y este pasa irremisiblemente por la captación de más turistas en mercados de larga distancia y alto poder adquisitivo, como los de Estados Unidos, Canadá, Brasil, Rusia, Japón, Corea y China.

En ese grupo de siete naciones se ha puesto ya el objetivo del Ayuntamiento en particular y del sector en general, sobre todo porque se ha perdido algo de comba en el mismo durante los dos últimos ejercicios. En 2018 llegaron a Sevilla menos chinos y japoneses, por ejemplo. La hiperdependencia de las compañías de bajo coste y las conexiones europeas ha hecho crecer mucho las cifras, pero también genera otros efectos no tan positivos que son los que se pretenden paliar, como la merma en la pujanza en radios más amplios.

En ese sentido, y con respecto a los turistas chinos, la capital andaluza ha abierto una vía de negociación que puede dar importantes frutos a corto y medio plazo. Y lo ha hecho no directamente con el gigante asiático sino con Marruecos, ahora muy cerca turísticamente hablando de la ciudad hispalense tras el estreno hace un año de los vuelos directos a Marrakech, Fez y la capital, Rabat. La idea es bastante simple: desarrollar acuerdos entre administraciones para poner en marcha paquetes turísticos que conviertan a Sevilla en puerta de entrada de los chinos que visitan el país magrebí (algo más de 180.000 el año pasado y en constante crecimiento) y pretenden continuar su periplo por Europa. Para «pasar el Estrecho», el aeropuerto de San Pablo.

Esta iniciativa, enmarcada en las estrategias de conectividad aérea recogidas en el Plan de Conectividad presentado hace varios meses por el gobierno local hispalense, ha tomado definitivamente cuerpo en la acción promocional que el Consorcio de Turismo ha desarrollado desde el pasado domingo en los tres destinos marroquíes conectados por vuelo directo, «Un viaje, dos continentes», mediante la que representantes municipales y también touroperadores, agentes de viaje y la asociación de empresas turísticas (Aset) han celebrado varias reuniones de trabajo donde la propuesta para derivar a los turistas chinos a Andalucía fue uno de los principales planteamientos puestos sobre la mesa.

Sevilla propone, de este modo, una intensa promoción en los referentes esenciales de turismo marroquí (especialmente en Marrakech, Fez y Rabat por tener enlace directo con San Pablo operado por la línea de low cost irlandesa Ryanair) durante los próximos meses usando como base argumental el eje Andalusian Soul (Sevilla-Málaga-Córdoba-Granada), una buena oferta global para los visitantes orientales, que buscan principalmente patrimonio histórico y cultural.

La propuesta para derivar a los turistas chinos a Andalucía fue uno de los principales planteamientos

La Oficina Nacional Marroquí de Turismo difundirá la oferta sevillana en distintos puntos de sus principales ciudades, con especial hincapié en ese aspecto cultural y en la proximidad con destinos también monumentales como Córdoba o Granada. Pero también se estudia ya una opción más ambiciosa: la conexión aérea directa con Casablanca, la principal ciudad del vecino del sur con más de tres millones y medio de habitantes y vuelos sin escala con los destinos principales. Entre ellos, uno que enlaza con Pekín. Si se logra que una compañía opere entre Sevilla y Casablanca, ese flujo de turistas chinos que llega a Marruecos puede tener una influencia decisiva en la capital andaluza.

El verano pasado funcionó una conexión Sevilla-Casablanca de Ryanair, pero sólo de forma puntual, estacional. La idea ahora es recuperarla, pero con un carácter permanente. Sería una de las llaves que abriría a la ciudad hispalense las puertas de Pekín, al igual que ya lo vienen haciendo los vuelos entre la capital china y Madrid o Fráncfurt. Esa línea a Casablanca ya opera con Málaga y aporta suculentos resultados en lo que al turismo chino se refiere.

A cambio de las acciones promocionales en territorio del reino Alahui, por otro lado, los responsables turísticos marroquíes han pedido a Sevilla una importante promoción e incluso presencia de una delegación en algún momento concreto en Marrakech con motivo de la designación de esta urbe como capital cultural de África en 2020, algo ya apalabrado con el Ayuntamiento hispalense y que sólo está a falta de definir en sus detalles más concretos. La relación entre ambas ciudades, de enormes semejanzas y gran crecimiento turístico, es intensa y especial desde hace años; de hecho, las dos ciudades están hermanadas desde abril de 2017.

Entre los puntos en que sustentar este relanzamiento de relaciones comerciales y turísticas debe destacarse también el ofrecimiento a la Oficina Nacional Marroquí para que el país norteafricano esté presente en la cumbre de la WTTC (World Travel and Tourist Council) que se desarrollará en Sevilla del 2 al 4 de abril, el hito del sector este año a nivel internacional. Los responsables del gobierno marroquí expusieron a este periódico que están ultimando los detalles para dar forma esa presencia en la cumbre mundial que albergará el Palacio de Exposiciones y Congresos sevillano.