Imagen de la protesta de los taxistas que impidió la celebración del mitin de Susana Díaz
Imagen de la protesta de los taxistas que impidió la celebración del mitin de Susana Díaz - EP
En las autonómicas

Procesan a ocho taxistas por boicotear un mitin de Susana Díaz

La juez instructora señala que existe «motivos suficientes» para atribuir a los ochos un delito electoral y de coacciones

SevillaActualizado:

La titular del Juzgado de Instrucción número uno de Sevilla, María Elvira Alberola, es la encargada de investigar los hechos ocurridos en la noche del 22 de noviembre del pasado año a las afueras del Teatro Romero San Juan de la localidad sevillana de San Juan de Aznalfarache durante una protesta del sector del taxi con motivo del mitin que tenía previsto dar la dirigente socialista Susana Díaz y que tuvo que ser suspendido por los altercados registrados. Tras practicar las diligencias esenciales encaminadas a determinar la naturaleza y circunstancias de los hechos y quiénes participaron en los mismos, la instructora ha procesado a ocho taxistas por el boicot a aquel acto de campaña del PSOE-A.

En un auto, al que ha tenido acceso este periódico, la juez expone que el 22 de noviembre el PSOE-A iba a celebrar un acto de campaña electoral para las elecciones autonómicas del pasado 2 de diciembre en el teatro de San Juan de Aznalfarache y en que estaba prevista la participación de la expresidenta de la Junta de Andalucía y candidata socialista a la reelección, Susana Díaz. Pero la celebración del acto fue «impedida» por ocho personas, entre ellas el actual presidente de la Asociación Hispalense Solidaridad del Taxi, Antonio Velarde, quien junto a otros siete compañeros taxitas han sido procesados.

Éstos «se agolparon en la puerta» del teatro, «empujando a los asistentes al acto electoral, lanzando insultos y golpeando la puerta de cristal» del recinto cultural donde se iba a celebrar el acto, «llegando a cerrar el cordón o pasillo de seguridad que el personal del PSOEhabía establecido para la entrada de los asistentes no pudiendo llegar a entrar Susana Díaz en el acto, que se suspendió».

Para la magistrada, las diligencias practicadas hasta la fecha «evidencian que existen motivos suficientes para atribuir la perpetración de un delito electoral y otro de coacciones» a los ocho taxistas, por lo que procede seguir contra ellos la tramitación de las actuaciones por el procedimiento abreviado.

La juez ha dado traslado a la Fiscalía y a las acusaciones personadas, entre las que se encuentra el PSOE a través de su secretario de organización en Sevilla, José Muñoz, para que en diez días soliciten la apertura de juicio oral y formulen escrito de acusación o el sobreseimiento de la causa.

La versión de los taxistas

Los ochos taxitas investigados fueron citados a declarar por la juez instructora, pero se acogieron a su derecho a no hacerlo, aunque, a través de su abogado Simón Fernández, se desvincularon la suspensión del acto de las protestas y negaron cualquier uso de la violencia en sus acciones.

No declararon porque nada nuevo había que aportar a lo declarado ya en su día por estos ocho investigados, entre los que están el presidente de Solidaridad del Taxi. Algunos de este grupo de taxistas se encuentran acusados también en la macrocausa que investiga a esta asociación como organización criminal y por los incidentes en la parada del aeropuerto de Sevilla.

Para la defensa de los taxistas, el delito electoral se descarta desde el momento en el que los dos organizadores y denunciantes han reconocido en sus declaraciones que «pudieron celebrar el acto y que la causa final de no haberlo hecho fue que el personal de mantenimiento del teatro no encontraba las llaves de la puerta por la que habitualmente entran los artistas o protagonistas de los eventos que allí se desarrollan y por la que estaba previsto el acceso de Susana Díaz».

El abogado anunció en su día que solicitaría el archivo de la causa y planteó: si hubo una actitud coactiva en San Juan de Aznalfarache, el propio PSOE-A organizó una protesta en las puertas del Parlamento de Andalucía en el pleno en el que se votó a Juanma Moreno como presidente. «¿Era coactiva esa protesta?». El abogado negó el uso de la violencia por los taxistas.