Luis J.Morán Fagúndez presidirá el consejo general de colegios
Luis J.Morán Fagúndez presidirá el consejo general de colegios - ABC
Alimentación

«No se puede dar de alta a un enfermo y decirle solo que haga una dieta con poca sal»

Dietistas-nutricionistas piden estar en hospitales y escuelas

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El decano del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Andalucía, Luis J. Morán Fagúndez, ha sido elegido presidente de la comisión ejecutiva del Consejo General de Colegios Oficiales y se propone durante estos próximos cuatro años construir una sociedad más saludable y que en Andalucía exista esa figura en los centros sanitarios y escuelas.

«La constitución de este consejo ha sido un largo camino para los dietistas-nutricionistas de España y, por fin, se reconoce a nuestra profesión tal y como se merece, es decir, como agente relevante en el marco sanitario y social», ha manifestado el nuevo presidente.

Desde el consejo, Morán Fagúndez seguirá reclamando para Andalucía que a la mayor brevedad posible, se incluya esa categoría profesional en el sistema sanitario público pues uno de cada tres enfermos que ingresa en los hospitales sevillanos está desnutrido.

«No se le puede dar el alta, por ejemplo, a un enfermo —destaca— y decirle que haga una dieta con poca sal y equilibrada porque esa persona no sabrá qué y cómo comer para estar sano y para afrontar la enfermedad que padece».

Urge incluirlos en los hospitales públicos y centros de especialidades de Andalucía para la atención asistencial y en centros educativos para la promoción de la salud y supervisión de los menús escolares.

Esto, según señala, contribuiría no sólo a la mejora de la salud y de la calidad de vida de la población, sino que serviría para optimizar las inversiones en sanidad, mejorando tanto la relación coste-efectividad, como un aumento de la eficiencia y calidad», destaca el decano.

No hay que olvidar que la desnutrición relacionada con la enfermedad es una de las patologías más desconocidas, pero, también, una de las de mayor impacto, pues en el paciente hospitalizado afecta, con más frecuencia, a las personas mayores de 70 años.

Hace hincapié en que cuando el estado nutricional es deficiente se compromete el retraso en la recuperación, se prolonga la estancia hospitalaria, se incrementa la tasa de reingresos prematuros, se facilita una mayor susceptibilidad a la infección y se altera sensiblemente la independencia del individuo y su calidad de vida, contribuyendo a aumentar la morbimortalidad (muerte causada por enfermedades) y elevando los costes sanitarios.

«Hemos solicitado —sigue— una reunión con el nuevo consejero de Salud y director gerente del SAS y esperamos respuesta porque tenemos que exponerles este problema y porque esperamos que el nuevo gobierno recoja esta inclusión». Recuerda que, «aparte de la desnutrición que sufren muchas personas mayores, Sevilla es una de las ciudades de Europa con más obesidad» y que la Junta lucha contra ella pero sin expertos que enseñen a comer.

Tampoco pasa por alto que en otras comunidades autónomas sí existe la figura del dietista-nutricionista como Cataluña, Murcia, Navarra, Madrid, Valencia y Castilla La Mancha, mientras que en Andalucía aún no se ha creado siquiera una plaza.

«Tengo mucha confianza en el nuevo gobierno —termina— y en el avance de la profesión pues, entre otras razones, en los últimos años ha existido una confusión tanto en el ámbito profesional como en la opinión pública respecto a la figura del consejo general, dado que en ocasiones se ha dado validez a un organismo de naturaleza privada. Gracias a la constitución legítima que se ha llevado a cabo del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas hemos conseguido un reconocimiento pues llevamos años reclamando su papel como agente relevante en el marco sanitario y social actual».