Entrada al mercado central de abastecimiento de Sevilla
Entrada al mercado central de abastecimiento de Sevilla - J. M. SERRANO
SEVILLA

Mercasevilla tiene hasta julio para evitar su liquidación

Mercasa, socio del Ayuntamiento en el mercado, da un ultimátum: o se amplía la concesión de forma indefinida o no pone más dinero

SEVILLAActualizado:

Mercasevilla vive una situación límite. Si quiere evitar su liquidación tiene apenas tres meses para resolver su situación económica y el galimatías jurídico en el que está enredada, según fuentes municipales consultadas por ABC. A ello se suma el ultimátum que dio el pasado Miércoles Santo la empresa estatal Mercasa al Ayuntamiento, su socio en Mercasevilla: o amplía la concesión de forma indefinida (está previsto que prescriba en 2021) o no aportará un euro más para pagar los 22,5 millones que debe el mercado a la empresa Sando por incumplimientos de dos contratos.

Para que se cumplan todos los requisitos que permitan salvar la empresa es necesario la cuadratura del círculo antes de julio, fecha prevista para la próxima junta general de acreedores en la que se sometería a votación el convenio propuesto por la empresa. No obstante, si Sando, el principal acreedor, no acepta la quita del 10% de la deuda de los 22,5 millones y el pago en tres años que propone Mercasevilla, la empresa tiene dos opciones: ampliar capital para pagar esa deuda o ir a liquidación.

En la ampliación de capital cabe la posibilidad de Mercasa no suscriba esa operación, ante lo que el Ayuntamiento -que tiene ahora el 51% de las acciones- tendría dos opciones: asumir solo el desembolso de los 22,5 millones de euros para pagar la deuda a Sando o bien ir directamente a la liquidación.

En cualquier caso, Mercasa, una empresa de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), parece dispuesta a ampliar capital para pagar deudas y afrontar nuevas inversiones siempre y cuando esté garantizado el futuro de Mercasevilla con una concesión de forma indefinida con el fin de poder amortizar el dinero desembolsado.

Sociedad mixta versus sociedad pública

Para satisfacer a Mercasa, el Ayuntamiento ha anunciado su intención de elevar al Pleno la prórroga de la concesión de forma indefinida, aunque fuentes jurídicas argumentan que eso no será posible mientras Mercasevilla siga siendo una sociedad mixta, ya que la Asociación de Mayoristas tiene una parte ínfima de su accionariado. Si no salen los mayoristas de Mercasevilla y expira la concesión, el Ayuntamiento tendría que sacarla de nuevo a concurso.

Sólo si Mercasevilla fuera una sociedad de capital netamente público podría el Ayuntamiento adjudicarle el servicio del mercado central de abastecimiento de forma directa. Para ello sería necesario que el Ayuntamiento o Mercasa compraran el 0,1% del capital social en manos de la Asociación de Mayoristas de Mercasevilla.

Pero la Asociación de Mayoristas de Mercasevilla, colectivo del que dependen más de 10.000 familias, condicionan su salida del mercado a la prórroga de concesión, que expira en 2020. Hasta ahora, todas las negociaciones entre mayoristas y Ayuntamiento han sido verbales, razón por lo que pedirán ahora al Gobierno municipal una propuesta por escrito para la venta de las acciones. Fuentes jurídicas consultadas por ABC indican que la pretensión de los mayoristas de renovar automáticamentela concesión es inviable porque la Ley establece que cuando expire tendrá que volver a salir a libre concurso.

Reversión de los suelos y naves

Pero ese no es el único nubarrón que se cierne sobre Mercasevilla. En el caso de que se liquide, el Reglamento de Servicios de las Corporaciones Locales, de 1955, contempla que el suelo (360.000 metros cuadrados junto a la ronda de circunvalación SE-30) y naves del mercado revertirán al Ayuntamiento para seguir prestando el servicio público, aunque para ello tendría que remunerar a su socio, Mercasa, por las inversiones hechas. ¿Qué problema se plantea? No hay ninguna fórmula establecida para el cálculo de esta inversión. Algunas fuentes apuntan a que Mercasevilla vale ahora «cero» euros ya que tiene un patrimonio neto negativo de 9,4 millones y un fondo de maniobra negativo de 20,5 millones. .

Y por si fuera poco, la situación urbanística de los terrenos se ha convertido en otro problema. En el PGOU de 2006 se cambió su calificación urbanística, pasando de tener usos industriales a urbanos, ya que Mercasevilla había decidido mudarse a Majarabique y vender el suelo a Sando, lo que le iba a permitir financiar las nuevas infraestructuras. Como finalmente ese plan quedó abortado, Mercasevilla se encuentra ahora desarrollando actividades industriales en un suelo urbano, lo cual es complemente absurdo.

Suelo urbano con actividades industriales

Para sobrevivir, Mercasevilla no sólo tiene que pagar sus deudas, sino también realizar inversiones en los próximos cinco años para adaptarse a la nueva normativa de mercados. Mercasa advierte que no podrá hacer nuevas inversiones industriales en un suelo urbano como el de Mercasevilla porque la Sociedad de Participaciones Industriales no lo autorizaría. Por otra parte, Mercasa quiere sacar tajada de los terrenos si se venden para viviendas. En este sentido, anuncia que pondrá los fondos que le correspondan para cumplir el convenio de acreedores pero plantea que ello debe incluir «la firme voluntad de aportar todas las plusvalías y dividendos que se pudieran generar con la venta, por parte de Mercasevilla, de sus terrenos actuales para crear un nuevo Mercado del siglo XXI».

Pero volvemos de nuevo a la pescadilla que se muerde la cola. Si se disuelve Mercasevilla, Mercasa no tendría derecho a las plusvalías y dividendos por la venta los terrenos, ya que todos los bienes del mercado revertirían al Ayuntamiento, según contempla la normativa en caso de disolución de empresas mixtas que prestan ese servicio. ¿Cómo podría Mercasa beneficiarse de la venta de los suelos que aportó el Ayuntamiento para tener un 51% de Mercasevilla? Todas las partes estudian las fórmulas legales para salvar Mercasevilla y satisfacer las demandas de todas las partes implicada en su salvación.