Alfonso Carmona, presidente del Colegio de Médicos de Sevilla -a la izquierda- y Antonio Castro, director del hospital Virgen Macarena
Alfonso Carmona, presidente del Colegio de Médicos de Sevilla -a la izquierda- y Antonio Castro, director del hospital Virgen Macarena - ABC

Los médicos sevillanos piden la dimisión del director del Macarena por decir que el SAS «paga bien»

Alfonso Carmona, presidente del Colegio de Médicos, recuerda a Antonio Castro que «hay un agravio comparativo entre los sueldos de médicos andaluces y de otras autonomías»

SevillaActualizado:

Las declaraciones a ABC de Antonio Castro, director del hospital Virgen Macarena, asegurando que los médicos del SAS cobran bien han caído como una carga de profundidad en el colectivo, que lleva años reclamando actualizaciones de salarios para equiparse a sus homólogos vascos, valencianos, canarios, castellanos o riojanos. Por lo pronto, Alfonso Carmona, presidente del Colegio de Médicos de Sevilla, ha acusado a Castro de «falta de compañerismo« y ha pedido su dimisión en un comunicado en el que indica que «existe un verdadero y claro agravio comparativo entre los sueldos de los médicos andaluces y el de otras comunidades autónomas. Negarlo es un intolerable insulto a los profesionales».

También ha pedido su dimisión el Sindicato Médico de Sevilla, cuyo presidente Rafael Ojeda, ha acusado a Antonio Castro de desconocer «la realidad de los médicos a los que dirige, o bien es insensible a la precariedad de sus condiciones laborales. En ambos casos, Castro está desautorizado para seguir al frente de uno de los hospitales más importantes de Andalucía».

«Para los médicos es duro aceptar tasas de temporalidad tan altas que han merecido el reproche de la Unión Europea, los sueldos más bajos de España, turnos de trabajo penosos y mal retribuidos o la ausencia de una carrera profesional efectiva, por citar solo algunos de las fuentes de nuestra insatisfacción, pero es mucho más duro constatar que, en opinión de un gerente del SAS, nos quejamos sin motiv0», indica Ojeda.

«Los médicos españoles, igual que los andaluces, tienen un nivel de responsabilidad profesional de los más altos del país, pero los andaluces son los que menos cobran: un bruto de poco más de 1.000 euros al mes de salario base. Sólo a través de complementos de varios tipos, siendo el mayor el de exclusividad (800-850€), llegan a una cantidad algo mayor. ¿Considera que éste es un salario digno y acorde a su trabajo?», le pregunta en un comunicado el presidente del Colegio de Médicos a Castro.

Carmona va más allá al conminar a Castro a ser «un cirujano de élite, sin guardias, 10 años de profesión y con privada. El SAS le paga como a un supervisor. Bien pagado».

En cuanto a las declaraciones de Castro diciendo «que los grandes profesionales médicos sólo están en la pública», Carmona critica al director del hospital Virgen Macarena porque pone en cuestión «referentes internacionales como los doctores David Farrington, Francisco Trujillo, Fuster o Barraquer, entre muchos otros».

Agravio comparativo

«¿Cómo explica que el SAS penalice -¡y tanto!- compaginar la medicina pública y la privada, a diferencia de Extremadura, Murcia o Castilla La Mancha, haciendo que dos profesionales con el mismo trabajo en el SAS, la misma responsabilidad, y las mismas horas no reciban el mismo trato?», pregunta Carmona.

Sobre la politización de la sanidad andaluza y, más concretamente, de los nombramientos de los responsables de las unidades de gestión, Carmona declara que «decir que no es preciso "ser de la cuerda" para optar a una dirección de Unidad de Gestión es de un cinismo insoportable. Son numerosos los casos en los que la afinidad política influye más que la capacidad de trabajo, cuando lo que debe primar es la capacidad de liderazgo y los conocimientos en gestión y médicos, mediante un concurso oposición que dé cabida a los mejor preparados para cada cargo».

Recuerda Carmona además que «hay una denuncia en los tribunales contra toda la cúpula sanitaria del SAS por nombramientos irregulares. Esto constituye un hecho gravísimo que atenta directamente a los derechos de los pacientes y a la propia higiene gestora».

Carmona recuerda que él mismo ha estado 35 años de asistencia en la sanidad pública, «de los que me siento sumamente orgulloso, pero no le quepa la menor duda de que la sanidad pública, igual que la privada, se sustenta en el esfuerzo, la dedicación y la entrega que le profesan sus profesionales. Esos mismos profesionales que, cuando están en el desempeño de su labor, no les importa ni el tiempo ni el dinero, sino su paciente».

Contratos en precario

Rafael Ojeda
Rafael Ojeda- ABC

Por su parte, Rafael Ojeda, presidente del Sindicato Médico de Sevilla, ha declarado que los médicos andaluces cobran menos que los profesionales del sistema sanitario público en otras comunidades autónomas. «Por eso -dice- los médicos andaluces se van a otras comunidades o a otros países a trabajar. Andalucía es de las comunidades que menos invierte en sanidad: Extremadura invierte 1.500 euros por habitante y la Junta de Andalucía 1.147 euros por habitante protegido».

«El sueldo de un médico andaluz no es acorde con su cualificación, su experiencia y su responsabilidad. Hay que tener en cuenta que un médico acaba la carrera a los 23 años pero si quiere ser especialista tiene que estudiar hasta los 30 años. El sueldo base neto de un médico en la sanidad pública es de 1.700 euros con complementos fijos, sin incluir las guardias, trienios y antigüedad. Para aumentar ese sueldo muchos médicos hacen jornadas de 60 horas semanales, 12 horas seguidas de quirófano...».

Ojeda ha declarado a ABC que «hay médicos que les gusta la sanidad pública aunque pague menos, pero lo que resulta del todo intolerable es que encima aguanten contratos infames, ya que llevan muchos años como eventuales ocupando plazas estructurales, sin posibilidad de promocionar, o bien se les cambia las guardias sin previo aviso. Además, se penaliza compaginar la sanidad pública con la privada, eliminando a los médicos el plus de plena exclusividad, de algo más de 800 euros».

En cuanto a la promoción interna en el SAS, Ojeda opina que «aunque seas el médico más brillante del mundo, en la sanidad pública andaluza no promocionas si no eres simpatizante del PSOE. No es que te pidan el carné, pero tienes que ser leal a los dirigentes políticos y obedecer sus directrices. Esto es así». En este sentido, Ojeda recuerda que él integraba el comité de ética del hospital Virgen del Rocío y «siempre he pensado que no se me renovó porque soy del Sindicato Médico y no quieren voces discrepantes. No valoran el curriculum vitae ni la formación, sino la lealtad».