Gabriel Pérez Alcalá, rector de la Loyola
Gabriel Pérez Alcalá, rector de la Loyola - Abc
Universidad

Loyola, la universidad con las cuotas «más baratas» de la privada

Con un modelo de campus único, ofrece un trato cercano y exige asistencia a clase; No hay notas de corte sino una prueba de admisión

¿En qué sacan sobresaliente las universidades sevillanas?

SevillaActualizado:

La Universidad Loyola Andalucía, ofrece una imagen moderna y joven. Una universidad que, según recalcan desde el Rectorado, va «más allá de lo académico». Situada en el campus de Palmas Altas y a la espera de su traslado a Dos Hermanas para el curso próximo, es una universidad privada, nueva y más pequeña que las demás. Hay 2.600 estudiantes en un campus que data del curso 2012-2013. En sus siete años de existencia sólo hay dos promociones de egresados. Pero además está organizada de forma diferente. No hay edificiosindependientes como en otros campus. Los estudiantes de Derecho se mezclan con los de Ingeniería o Psicología. La mayoría se conocen y se saludan al pasar.

Las clases son más reducidas y son obligatorias. Se exige asistencia y, de hecho, se penaliza a los que faltan. Más de un treinta por ciento de ausencias implica el suspenso. Los que no aprueben la mitad de los créditos son expulsados.

Es una universidad privada y, por tanto, de pago. Aunque como ellos recalcan, sea «la más barata de las privadas» si se compara con los precios de Madrid y otros países. «Cuesta un poco más que el bachillerato en un colegio privado», dice Francisco Pérez Fresquet, adjunto al rector. El precio es de 700 euros al mes en un grado. Lo que supone que, si hay que pagar diez meses ya que los cursos duran de septiembre a junio, el desembolso anual es de 7.000 euros por alumno. Todos los grados cuestan igual, excepto algunas ingenieras que suben a 800 euros mensuales.

Gabriel Pérez Alcalá: «Frente a otras de 500 años, es una universidad del siglo XXI orientada al mundo, jesuita»

Para los que no pueden afrontar ese pago, hay fórmulas para estudiar gratis: para alumnos de alto rendimiento con más de un 9 y otros que la universidad elige entre institutos de zonas exclusión social y a los que se les pide la Selectividad y que superen la prueba de admisión. Para estudiar en esa universidad no sólo hace falta la Selectividad sino una prueba de admisión específica.

No exigen las notas de corte de la pública, sino un proceso selectivo que comienza en enero en el que se valora el expediente académico de 4º de ESO y 1º de Bachillerato, el inglés hablado y una prueba de aptitud. La oferta pasa por numerosos grados, casi todos de Humanidades. Hay 15 itinerarios simples y 17 dobles. Educación, Psicología (la más demandada), ADE, Economía, Derecho, Relaciones Internacionales, Gestión y Administración Pública, Criminología, Comunicación o seis variantes de Ingeniería Industrial. Hay dos titulaciones bilingües y en el resto el 30 por ciento se imparte en ingles. Y un programa de doble titulación:por la Loyola y la Chicaco University. «Nadie lesva a pedir el logaritmo neperiano pero sí que sepan hablar en público», dicen en esta universidad que, aunque por su juventud no aparece en rankings internacionales, lleva el sello de la Compañía de Jesús.