Las revisiones de las instalaciones de gas tienen que hacerse de forma periódica
Las revisiones de las instalaciones de gas tienen que hacerse de forma periódica - ABC

¿Qué hacer para evitar accidentes con las instalaciones de gas como el de Los Remedios?

El martes murió en Sevilla un estudiante por una mala combustión del termo del agua: no había pasado las revisiones reglamentarias y estaba «puenteado»

SEVILLAActualizado:

Este martes, un joven estudiante valenciano moría a causa de una mala combustión del calentador de gas del piso que tenía alquilado junto a otros compañeros en el barrio sevillano de Los Remedios.

Al parecer, y según las primeras investigaciones, el escape se produjo en el calentador de agua y, tras analizarlo, se detectó que el mismo no había pasado las revisiones pertinentes. Además, tenía hecho «un puente» en un sistema de alerta que tendría que haberlo apagado ante una mala combustión.

Esta misma semana se conocía la noticia de que otro joven español había perecido en la habitación de un hotel de Londres también, según las primeras hipótesis, por intoxicación por monóxido de carbono.

Ambos habrían fallecido por la llamada «muerte dulce», que se produce después de respirar de forma prolongada el monóxido de carbono, lo que va provocando mareos, dolor de cabeza y náuseas hasta llegar al desvanecimiento e, incluso, la parada cardiaca.

El principal problema para su detección, tal y como advierte el bombero sevillano Manuel Poo, es que el monóxido de carbono no huele, pese a que los compañeros del estudiante muerto en Los Remedios han declarado que hacía un tiempo que venían notando un fuerte olor a gas. De hecho, la primera impresión de los servicios sanitarios al llegar al lugar del suceso es que el joven había muerto de forma súbita. Así pues, los expertos alertan: este gas no huele, es incoloro y deja los sentidos adormecidos.

Por eso el principal consejo para minimizar los daños de estos accidentes es que no se produzcan. En el caso del piso de Los Remedios, al parecer, el termo no había pasado los controles establecidos por el reglamento vigente. Las condiciones meteorológicas de los últimos días, con lluvias constantes y fuertes rachas de viento ha podido favorecer también la mala ventilación de la vivienda.

El bombero sevillano, acostumbrado a socorrer en este tipo de casos, ofrece un dato: «cuando la concentración de oxígeno baja del 18% se habla ya de intoxicación. Los efectos y evolución por inhalar este gas dependen de la fisionomía de cada persona y, por supuesto del tiempo y modo de exposición.

Mantenimiento de los termos de gas

Entonces, ¿cuáles son los consejos a seguir para evitar este tipo de fallecimientos? En en el caso de los calentadores de agua, la Comisión Nacional de la Energía establece una serie de normas:

La primera es que la ejecución de las instalaciones ha de realizarla una empresa instaladora de gas. Asimismo, no se podrán instalar bombonas en viviendas o locales cuyo piso esté más bajo que el nivel del suelo (sótanos o semisótanos), en cajas de escaleras y en pasillos.

Si las bombonas están instaladas en el exterior y los aparatos de consumo están en el interior, la instalación debe estar provista de una llave general de corte de gas fácilmente accesible. En el interior de la vivienda no se pueden conectar más de dos envases en batería para descarga o en reserva.

Los envases con válvula de seguridad, tanto llenos como vacíos, deben colocarse siempre en posición vertical. Los armarios destinados a alojar las bombonas deben tener en su base o suelo inferior aberturas de ventilación permanente. La superficie libre de paso de la ventilación debe ser superior a 1/100 de la superficie de la pared o fondo del armario en que se encuentren colocados los envases y de forma que una dimensión no sea mayor del doble de la otra. Ningún envase debe obstruir, parcial o totalmente, la superficie de ventilación.

En el interior de la vivienda, la bombona de reserva, si no está acoplada al servicio con una tubería flexible, debe colocarse obligatoriamente en un cuarto independiente de aquel donde se encuentre la bombona en servicio y alejado de toda clase de fuentes de calor. Además, está absolutamente prohibida la conexión de envases y aparatos sin intercalar un regulador, salvo que los aparatos hayan sido aprobados para funcionar a presión directa, en cuyo caso para la conexión deberá utilizarse una canalización rígida.

La revisión de las instalaciones la debe llevar a cabo una empresa instaladora autorizada cada cinco años, coincidiendo con la revisión periódica de la instalación receptora a la que alimentan.

Proteger y reanimar

Manuel Poo destaca que los detectores de humo son inútiles para estos casos, aunque refiere la existencia de barreras técnicas para frenar la propagación de una mala combustión. En cualquier caso, ataja: «Lo más importante es que el aparato esté colocado en un lugar con ventilación. La ventilación de la vivienda, es de igual forma, sumamente importante para evitar estos accidentes. Una ventana entreabierta, además de las rejillas obligatorias, evitarían mayores daños.

En caso de que se produzca una intoxicación, el bombero precisa que lo primero que hay que hacer es evacuar a la víctima. Sólo entonces, en un lugar seguro, podrá realizarse las maniobras de reanimación hasta que lleguen los servicios sanitarios.