Juan Espadas y Beltrán Pérez, en una reciente reunión en el Ayuntamiento
Juan Espadas y Beltrán Pérez, en una reciente reunión en el Ayuntamiento - ABC

Elecciones Municipales Sevilla 2019Juan Espadas busca consenso para el presupuesto 2019, los barrios pobres y las obras del metro

Primera reunión del alcalde con el resto de grupos para el arranque del nuevo mandato en el Ayuntamiento de Sevilla

SevillaActualizado:

El socialista Juan Espadas dio este lunes por iniciada su nueva etapa en el Ayuntamiento de Sevilla con la anunciada primera ronda de contactos con los otros cuatro grupos municipales que lograron representación en la Corporación tras las elecciones locales del 26 de mayo, en la que el primero puso sobre la mesa las «grandes prioridades de la ciudad», para las que reclama el apoyo al no tener mayoría, y los demás partidos apuntaron de forma somera cuáles son sus planteamientos de inicio de mandato.

En ese sentido, estas formaciones destacaron el buen tono, la cordialidad y el espíritu constructivo del alcalde en funciones, aunque en los despachos de todas ellas se hace ver que en esta ocasión tendrá más difícil lograr apoyos similares a los de la etapa anterior para firmar presupuestos u ordenanzas fiscales, ya que la experiencia de ese mandato pasado les hace tener más reticencias por lo que entienden que fueron incumplimientos de acuerdos de los socialistas.

Precisamente el presupuesto del año en curso —se mantiene prorrogado el de 2018— es la base sobre la que Espadas pretende sustentar una especie de acuerdo de estabilidad al menos para este primer año, al considerar crucial la aprobación de las cuentas para poder mantener el ritmo inversor y afrontar con garantías los pagos a la plantilla municipal tras la aplicación de las 35 horas semanales y la necesidad de hacer nuevas contrataciones para cubrir ese aspecto. Las cuentas de 2019 serán el pilar fundamental de las próximas negociaciones una vez celebrada esta primera toma de contacto, donde apenas se profundizó en apartados concretos sino que simplemente se hizo una declaración de intenciones a modo de tanteo entre todas las partes.

El socialista, ganador de las elecciones municipales con trece concejales, buscará consensos para sacar adelante «su» presupuesto, antes que nada, pero también para lograr en segunda instancia un «acuerdo general y amplio» para lo que considera «grandes temas de interés de la ciudad», vertebrados en los «grandes pactos» que ofreció durante la campaña y que tienen dos elementos esenciales. De un lado, las políticas para los barrios más desfavorecidos, donde los informes de pobreza más recientes siguen pintando un panorama desolador.

De otro, el avance con la red de metro con el «proyecto más realista», que es el del la mitad norte de la línea 3, de Pino Montano al Prado, que estudia la Junta de Andalucía y para el que pretende una «postura municipal sin fisuras». Con la investidura —el 15 de junio— tiene Espadas menos quebradero de cabeza que hace cuatro años, pues la tiene garantizada incluso con el rechazo de todos los grupos en una segunda vuelta al ser la suya la lista más votada. Pero con las cuentas municipales y los temas esenciales pretende una «posición por encima de intereses partidistas» que en unas semanas se verá sin es factible o simple ambición de quien acaba de vencer en las urnas.

Las «medidas urgentes»

De momento, el primer encuentro con los grupos se limitó a comentar por encima esos asuntos prioritarios y cerciorarse de las posturas actuales de los otros grupos. Sólo dos de ellos realizaron ayer una valoración pública de este encuentro en el Ayuntamiento. La confluencia de izquierdas Adelante Sevilla hizo hincapié en «la necesidad de poner en marcha medidas urgentes para revertir la situación que padecen los vecinos y vecinas de los barrios de Sevilla que encabezan el ranking español de pobreza». Así lo subrayó su portavoz, Susana Serrano, quien apuntó también la necesidad de «hacer frente a los problemas de movilidad que sufre la ciudad, una de las asignaturas pendientes de la pasada legislatura», para lo que entiende que «serán necesarios acuerdos entre diferentes fuerzas políticas para poner en marcha soluciones concretas».

La número uno de la candidatura de Vox, Cristina Peláez, destacó por su parte la «atmósfera de cordialidad» de su encuentro con Espadas y su «deseo» de comenzar «a trabajar». Peláez indicó que el socialista «ha trasladado su percepción de la realidad» de la ciudad y «los proyectos que piensa hacer» en este nuevo mandato, mientras que Vox trasladó sus «pensamientos sobre esos temas principales». El turno de reuniones lo abrió a primera hora el PP y lo cerró a mediodía Ciudadanos, que no realizaron valoraciones sobre el encuentro a la espera de adoptar posiciones públicas en los temas esenciales en las próximas horas.