Manuel Ruiz Borrego es un experto en cáncer de mama
Manuel Ruiz Borrego es un experto en cáncer de mama - Rocío Ruz
Salud

Demuestran la utilidad de un fármaco contra el cáncer de mama

Un estudio revela que, tras la cirugía, mejora el pronóstico del 20% de los casos agresivos

SevillaActualizado:

Un nueva investigación está aportando más munición al arsenal terapéutico para curar el cáncer de mama. Se trata del estudio Katherine que se ha presentado recientemente en Texas, en el San Antonio Breast Cancer, un encuentro médico al que han asistido expertos internacionales en la especialidad.

Uno de los investigadores es el doctor Manuel Ruiz Borrego, jefe de la unidad de Cáncer de Mama del hospital Virgen del Rocío de Sevilla y presidente de la Sociedad Andaluz de Oncología Médica (Saom). El especialista explica a ABC la relevancia de este trabajo.

«Este estudio es de una gran importancia —dice— porque demuestra que un fármaco administrado tras la cirugía de cáncer de mama mejora los resultados de un grupo de pacientes de no buen pronóstico que son aquellas pacientes denominadas HER-2 positivas (representa entre un 15% y 20% de todos los casos de cáncer de mama) que, tras un tratamiento médico aplicado previo antes de la cirugía, llamado tratamiento neoadyuvante, no han alcanzado la total desaparición del tumor, es decir, no han conseguido la respuesta patológica completa. Con el empleo del fármaco TDM1 se mejoran los resultados en términos de disminuir las posibilidades de que reaparezca la enfermedad».

Dice el doctor Ruiz Borrego que la aprobación de esta medicación en el sistema sanitario público dependerá de la aprobación de las agencias reguladoras correspondientes, europeas y españolas y que el tiempo que tarde puede ser de alrededor de un año.

En el hospital Virgen del Rocío de Sevilla se ven alrededor de 800 nuevos casos de cáncer de mama al año, según datos de este especialista, y se «considera que en la actualidad las tasas de supervivencia global teniendo en cuenta todos los estadios esta por encima de 85%».

Añade que estudios como el Katherine y otros que se engloban dentro de la llamada oncología de precisión mejorarán estos resultados a medio plazo.

A la pregunta de cuáles son los retos actuales para luchar contra la enfermedad señala que «estamos inmersos en la mejora de los resultados terapéuticos previos aplicando una oncología precisa a las pacientes con cáncer de mama, y ocasionalmente también a los varones con este diagnóstico, de manera que además de más eficacia tengamos menos toxicidad a corto y largo plazo».

A pesar de que el índice de supervencia es muy elevado, y sigue subiendo, no hay que olvidar que la enfermedad se detiene pero los problemas, no.

«A largo plazo —sigue el doctor Ruiz Borrego— los más importantes están relacionados con la toxicidad producida por el tratamiento multidisciplinario y también hay problemas relacionados con el área de la Psicología, que hace cada vez más necesaria la inclusión de la Psicooncología en la multidisciplina terapéutica del cáncer de mama. En cualquier caso debemos considerar al cáncer de mama en estadios precoces una enfermedad que puede curarse y no considerar a estas mujeres y, a veces hombres, estigmatizados de por vida».

No obstante lo anterior, el horizonte terapéutico de esta enfermedad es esperanzador a juzgar por los resultados y las palabras de Manuel Ruiz Borrego.

«El futuro —termina— viene tan rápido que se convierte en presente sin darnos cuenta. Mientras que el cáncer de mama sea causa de muerte tendremos mucho trabajo que realizar, la puesta en marcha de tratamientos médicos, quirúrgicos y radioterápicos cada vez más eficaces y menos tóxicos, el conocimiento cada vez mayor de la complejidad de los mecanismos biológicos del cáncer de mama y el empleo de tecnología diagnóstica cada vez más exacta son algunas de las novedades que vendrán. Están llegando en poco tiempo».