Dos empleados de Cáritas recogen un contenedor de ropa
Dos empleados de Cáritas recogen un contenedor de ropa - CÁRITAS
SOLIDARIDAD

Cáritas duplica sus contenedores tras el éxito en la recogida de ropa usada en Sevilla

Las 35 instalaciones de la Iglesia recibieron en 2017 casi 500 toneladas de prendas

SEVILLAActualizado:

La iniciativa de Cáritas Diocesana de recoger ropa usada en contenedores está resultando un verdadero éxito en lo que a Sevilla se refiere, donde llevan varios años realizando esta actividad con instalaciones que, además, están sirviendo para crear puestos de trabajo para personas con importantes necesidades.

Según los datos que maneja esta entidad del Arzobispado de Sevilla, en 2016 se recogieron 250 toneladas (248.448 kilos) de ropa usada en sus famosos contenedores rojos y, ya en 2017, la cifra prácticamente se duplicó y llegó a cerca de las 500 toneladas de material textil (443.825 kilos).

Sólo en enero de este año, por otra parte, ya se han recogido hasta 42 toneladas de ropa (41.929 kilos), lo que da una muestra de los buenos resultados de esta actividad centrada en la solidaridad de quienes aportan las prendas que ya no usan.

El proyecto textil de Cáritas Diocesana es muy reciente, a pesar de su gran calado actual. Nació en mayo de 2016 como una iniciativa de economía social para la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión a través del reciclaje de ropa, que ya por entonces comenzaba a adquirir cierto auge a raíz de los contenedores que disponían las organizaciones no gubernamentales en la vía pública o en urbanizaciones, y que suponían un paso más allá de las clásicas cajas de cartón que se colocaban en los rellanos de las escaleras de los bloques de pisos o en los portales.

Esta iniciativa textil de Cáritas permitía, además de facilitar el acceso a un puesto de trabajo digno, cuidar el medio ambiente y hacer un uso responsable y social de la ropa usada mediante la reutilización de la que es posible y el reciclaje de la restante. Ese año se inició la actividad con la instalación de 35 contenedores diseminados por todas las zonas de la ciudad y varios puntos del Aljarafe más próximo, donde el funcionamiento de este sistema también ha cosechado resultados óptimos.

Extraordinaria respuesta

La respuesta de los sevillanos ha sido tan buena desde que comenzó el proyecto que Cáritas ha comprobado la necesidad de ampliar el número de contenedores instalados en Sevilla capital y también en algún emplazamiento de la provincia.

Ahora mismo hay 54 contenedores instalados en diferentes parroquias, centros y colegios, que son los puntos con los que suele trabajar esta organización, y están pendiente de instalación 22 más en las próximas semanas, lo que hará que se duplique el número de éstos con respecto a a la cantidad actual.

A esos 54 contenedores ya instalados (y a los 22 que están pendientes de instalarse de aquí al arranque de la primavera), hay que sumarles además 40 puntos de recogida de ropa masiva. Esto se da por la imposibilidad de recoger el textil en ciertas parroquias con la misma frecuencia con la que se hace en el resto debido a la lejanía.

Por este motivo, realizan recogidas masivas de ropa que almacenan y se recoge de manera puntual, para las que se avisa con la suficiente antelación de forma que se puedan lograr los resultados esperados.

Desde Cáritas Diocesana de Sevilla se destacaba la «oportunidad que de acceso a un puesto de trabajo digno que ya han tenido siete personas durante este tiempo», además de los dos participantes de los cursos impartidos por el Centro Diocesano de Empleo de Cáritas que han realizado prácticas en el proyecto textil. La instalación de los nuevos contenedores hace que se amplíen a tres las rutas de recogida (hasta ahora una de mañana y otra de masivas), lo que implicará la contratación de dos personas más, a las cuatro que hay ahora mismo (dos por ruta).