Cumbre del Consejo Mundial del Turismo
Cumbre del Consejo Mundial del Turismo - J. Flores
Cumbre del Consejo Mundial de Turismo

Biometría, la nueva tecnología que dominará los aeropuertos

La ampliación del aeródromo de San Pablo permitirá incoporarla

SevillaActualizado:

Los aeropuertos del futuro reducirán la burocracia gracias a la tecnología. Ese fue uno de los retos que se han planteado en la Cumbre del Consejo Mundial de Turismo que se celebra en Sevilla. Y el camino es la incorporación de sistemas de biometría, que permiten el reconocimiento del viajero a través de los rasgos faciales. El Gobierno de Estados Unidos, que es el que marca la tendencia en las medidas de seguridad en los viajes, ya lo está empezando a utilizar en modo de prueba en algunos aeródromos, como ha explicado Kevin McAleenan, comisionado del Ejecutivo estadounidense, que fue el encargado de ofrecer los detalles sobre el nivel de implantación que tiene ya.

«Nuestra experiencia demuestra que funciona, lo hemos probado en el proceso de llegadas de Miami, donde se empieza a identificar a los viajeros mediante el reconocimiento facial», aseguró. Esta prueba piloto se lleva a cabo con una o dos pantallas para el control de pasaportes de los viajeros frecuentes. «Se aproximan a la ventanilla y con una foto rápida se compara con la que ya está registrada en el sistema», ha señalado. El nivel de coincidencia supera el 90 por ciento, según dijo McAleenan, a pesar incluso de que la persona sonría o lleve gafas.

«Ese es el futuro, nuestros funcionarios se esfuerzan en recibir a las personas para seguir fomentando ese sistema, lo que supone un proceso mucho más rápido y amigable para el usuario», ha reconocido. El impacto para las aerolíneas es fundamental, pues permite reducir los tiempos. En Miami embarcan ya 400 pasajeros más en 25 minutos que con los métodos tradicionales. El gobierno norteamericano lo ha probado ya con una veintena de compañías aéreas, que le han transmitido su satisfacción.

Esa misma experiencia se empieza a exportar en España, donde Aena lleva a cabo las primeras pruebas piloto. El lugar elegido ha sido el aeropuerto de Menorca y pronto se extenderá a otros. Precisamente la ampliación y renovación de la terminal de San Pablo, en Sevilla, permitirá incorporar esta tecnología y ya se plantea la posibilidad de instalarlo en modo de pruebas una vez que termine la reforma. Sería para el proceso de embarque, con el fin de acelerarlo y hacer la experiencia más confortable.

Otra de las novedades que ofrecerá el aeródromo sevillano tras la obra es la posibilidad de desembarque híbrido, que permite utilizar las dos puertas, una opción que a día de hoy no está disponible.