Juan Espadas, con Ignacio Pozuelo, gerente de Urbanismo
Juan Espadas, con Ignacio Pozuelo, gerente de Urbanismo - J. J. Úbeda
Política municipal

El Ayuntamiento de Sevilla revisará el tope salarial de todos sus altos cargos

El acuerdo del mandato pasado que limitaba los sueldos y establecía el del alcalde como el más alto (61.000 euros) complica la contratación de gerentes

SevillaActualizado:

La confección del nuevo gobierno municipal, que liderará desde hoy mismo el socialista Juan Espadas una vez sea investido tras ganar las elecciones municipales, tendrá ante sí varios retos importantes no sólo como objetivos de gestión, que son los principales, sino en cuestión de organización interna. La agilización de las tramitaciones, la digitalización de la Administración, el nuevo reparto de áreas o la reestructuración del staff en algunos departamentos son varios de los asuntos a resolver.

Pero también otro en el que comenzó a trabajarse a mediados del mandato anterior, el del tope salarial en el Ayuntamiento, ante los problemas que surgieron para nombrar altos cargos y escoger a los gerentes de las empresas y entes municipales, puestos de mucha responsabilidad en los que los salarios son relativamente bajos.

Ese tope oficioso lo marca desde 2015 el sueldo del propio Espadas. En el arranque del mandato pasado, los dos partidos que respaldaron la investidura, Participa e IU, obligaron al PSOE a incluir en los acuerdos que el sueldo del personal de libre designación tuviera un límite claro, decidiéndose aplicar una escala en la que el sueldo más alto de toda la Administración local fuera el del alcalde, de 59.800 euros anuales netos (que en realidad, con unos ajustes posteriores, se quedó en algo más de 61.000 euros al año). Ningún gerente ni otro cargo «a dedo» podría ganar más, con lo que gerentes como el de Fibes pasaron de embolsarse 130.000 euros anuales a 58.000 euros.

Se trató de un acuerdo político, una decisión sin vinculaciones legales ni jurídicas que se instauró de manera oficiosa y por la necesidad que Espadas tenía de pactar con los dos grupos minoritarios para alzarse con la Alcaldía. Pero el pacto en sí venció con el final del propio mandato y ahora carece de vigencia alguna, de forma que, si el nuevo gobierno lo considerase, podría modificar esos sueldos de sus mandos.

De hecho, una vez quede cerrada la estructura del ejecutivo local la semana que viene, se planteará no sólo la posibilidad de cambios entre esos directivos que venían liderando empresas o entes municipales y, en paralelo, una revisión de sus salarios que pretende consensuarse con todos los grupos. Lo cual no quiere decir que vayan a subir o bien vayan a superar al del alcalde sino que, sencillamente, al no existir ya ese marco político de acuerdo con las dos formaciones de izquierda (ahora aglutinadas en Adelante Sevilla), se va a analizar de nuevo ese punto para encontrar un escenario más acorde con el desempeño laboral de cada uno.

De hecho, esa revisión que necesariamente se va a efectuar en unos días podría afectar también a las ganancias del propio Espadas, que actualmente ocupa uno de los puestos más bajos en lo que a salario se refiere entre los alcaldes de las principales capitales españolas. En concreto, Espadas percibe 61.034 euros, cifra similar a las de otras ciudades importantes como Málaga (Francisco de la Torre) con 64.062 euros, Las Palmas de Gran Canaria (Augusto Hidalgo) con 60.171 euros y Palma de Mallorca (Antoni Noguera) con una retribución de 58.539 euros netos al año.

Por debajo de la media

En esta estadística de los salarios de los regidores de grandes urbes en el mandato que acaba de concluir, Espadas estuvo por debajo de la media y la que más cobraba era la que fuera alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con 99.000 euros, una cifra similar a su colega de Barcelona, Ada Colau, ambas componentes de formaciones filiales de Podemos. Entre las grandes ciudades que facilitaron sus datos al Ministerio de Política Territorial y Función Pública, el segundo que más ganaba era el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto (PNV), con 91.318 euros brutos; seguido por el de Valencia, Joan Ribó (Compromís), 82.603 euros; el de Zaragoza, Pedro Santisteve (Zaragoza En Común), que cobraba al año 75.749; y el de Murcia, José Ballesta (PP), con 73.331.

Esos 61.000 euros son el tope actual entre los sueldos de los cargos de libre designación del Ayuntamiento de Sevilla, en el que los concejales de gobierno con dedicación exclusiva tienen establecidos unos emolumentos de 50.629 euros netos al año, mientras que los ediles de los grupos de la oposición el salario es de 34.604 euros anuales. Eso sí, los portavoces de esos grupos tienen los mismos sueldos que los concejales de gobierno, esto es, esos 50.629 euros netos. Si no tienen dedicación exclusiva a su labor municipal pero sí se les contempla un horario concreto reducido, los concejales pueden ganar 25.953 euros anuales o bien, los que menos horas tengan contempladas, 17.302 euros. Ese límite de 61.000 euros del alcalde, que ahora deja de existir, afectaba a altos cargos, gerentes o también al grupo de asesores con los que puede contar cada uno de los grupos municipales.