Alfredo Oliva, psicólogo especializado en adolescencia, imparte clases de Psicología del Desarrollo en la Facultad de Psicología de Sevilla
Alfredo Oliva, psicólogo especializado en adolescencia, imparte clases de Psicología del Desarrollo en la Facultad de Psicología de Sevilla - Juan Flores
PSICOLOGÍA

Alfredo Oliva, psicólogo: «El selfie en la adolescencia puede tener un efecto positivo en la construcción de la identidad»

Este profesor de la Facultad de Psicología de Sevilla está realizando ahora un estudio sobre las redes sociales y su impacto en el desarrollo de los jóvenes

SevillaActualizado:

Alfredo Oliva (Sevilla, 1958) es doctor en Psicología y está especializado en la adolescencia. Es además profesor titular de Psicología del Desarrollo en la Universidad Hispalense, donde comenzó investigando la sexualidad en la adolescencia. En 2011 hizo para la Universidad y la Junta un estudio sobre el uso y riesgos de acciones a las nuevas tecnologías. Ahora está a punto de finalizar otro proyecto de investigación para el Ministerio de Educación sobre el uso de redes sociales y su impacto en el desarrollo de los adolescentes. Es, por tanto, un psicólogo pionero en España en la investigación del impacto de las nuevas tecnologías en el desarrollo de los menores de edad y jóvenes.

¿Ser experto en psicología le ha ayudado en la educación de sus hijos o en casa del herrero cuchillos de palo?

Dificultades siempre tienes pero el hecho de ser padre me da más credibilidad cuando trabajas con otros padres y madres. Muchas de las experiencias que he tenido con mi hijo las utilizo en mis charlas. Eso no quiere decir que la adolescencia de mi hijo no me generara problemas como al resto de los padres porque es una etapa complicada, en la que las relaciones parento-filiales cambian mucho. En esa etapa, chicos y chicas empieza a distanciarse emocionalmente de los padres porque necesitan cierta intimidad o independencia emocional, es una etapa de crítica de las normas y relaciones familiares porque los adolescentes desarrollan el pensamiento formal y cuestionan todo, algo que nos molesta a los padres pero que es un indicador de que ellos están progresando...

Usted está realizando ahora un estudio sobre usos de redes sociales y desarollo de los adolescentes. Hay jóvenes que se está exponiendo continuamente en las redes sociales. ¿Es eso bueno?

A veces nos molesta el exhibicionismo del adolescente cuando cuelgn fotos en diferentes ámbitos y momentos, simulando ser otras personas, con un cierto narcisismo... Esto también tiene su parte positiva: el adolescente está construyendo su personalidad.

Unas 260 personas han muerto en seis años (2011-2017) haciéndose selfies. ¿Qué le dice?

Me dice que miramos poco para atrás (risas). El selfie es una ficción, no una realidad, pero yo no lo denostaría porque tiene una utilidad para adolescentes, como es la construcción de su identidad personal. El selfie en la adolescencia puede tener un efecto positivo para mejorar la autoestima y para conocerse mejor. Es como si el adolescente se pusiera distintos disfraces para ver cuál le sienta mejor. Los adolescentes viven múltiples «yos» porque no tienen un «yo» construido. En esa edad, un chico no sabe si es el que está tierno con su chica, el que está golfo con sus amigos, el buen estudiante del colegio o quien discute en su casa.

¿Puede haber una grave alteración de la personalidad en los adictos a los selfies? Parece que si no te haces una foto en un sitio, no has estado allí.

Pero eso no lo hacen sólo los adolescente, también los adultos. Lo de hacerse fotos en todos los sitios es una forma de estar en el cogollo, en el mundo virtual. Diría que en los adolescentes veo una cierta justificación porque no han construido aún su identidad y me parece más negativo y ridículo en un adulto ese postureo en las redes sociales porque detrás de eso puede haber una necesidad de reconocimiento social.

Los políticos y famosos son los primeros en hacer usos de las redes sociales. Trump, Pedro Sánchez, Zoido... ya nadie se resiste a hacerse selfies y colgarlos en redes sociales.

Es el mundo en el que vivimos y en el que vamos a vivir en las próximas décadas. Es fundamental educar en las familias y en llos colegios para un buen uso de las redes sociales porque la solución no es excluir a tu hijo de las redes sociales porque lo haces un desgraciado y le limitas el desarrollo de competencias importantes para su rendimiento académico o trabajo.