Alfonso Candau del Cid, responsable de La Parrala del Rastrillo de Sevilla
Alfonso Candau del Cid, responsable de La Parrala del Rastrillo de Sevilla - ABC
NUEVO FUTURO

Alfonso Candau: «Lo mejor del Rastrillo es la gente y el fin para el que se trabaja»

Hasta mañana sábado se celebra una nueva edición del Rastrillo de Nuevo Futuro en el hotel Melía Lebreros de Sevilla

SEVILLAActualizado:

Hace ya tres años que María Pepa de la Serna le hizo responsable de La Parrala (el restaurante de El Rastrillo), lugar en el que se dan los «almuerzos, homenajes, actuaciones y es el lugar donde tomar una copa y divertirse». Durante los tres años han dado homenajes a Rafa González Serna, al Grupo Sevillano Siempre Así y ayer se lo dieron a Rocío Peralta. Colabora con el Rastrillo «sin darme cuenta creo que llevo ya quince años o más… ¡Qué barbaridad!, ¡Cómo pasa el tiempo!

¿Por qué elegiste el Rastrillo Nuevo Futuro para colaborar como voluntario?

No sé si lo elegí o me eligió a mi, empecé acompañando al que era por aquel entonces mi jefe, Carlos Telmo, que siempre iba el primer día a colaborar en la barra, me pidieron que volviera al día siguiente, y desde entonces he ido todos los años.

¿En qué consiste tu función?

Mi labor sobre todo es coordinar todas las necesidades que se tienen. Montamos todo un restaurante durante cuatro días y hay que buscarlo todo: manteles, vasos, platos, cubiertos, comida, pan, patatas, vinos… Buscamos grupos que vengan a animar las tardes y las noches y como no, voluntarios que nos ayuden a servir las mesas y a poner copas. Gracias a Dios tenemos muchos restaurantes y proveedores que colaboran con nosotros; como Hermanos Mayo Cátering y Miguel Ángel Cátering, que nos donan los almuerzos de la inauguración y del homenaje completos y que sirven nuestras voluntarias, el resto de los días funciona como un restaurante normal con carta y sin menú.

¿Preparáis estos días durante mucho tiempo?

Pues aunque no te lo creas, nos llevamos casi todo el año hablando del Rastrillo e intentando mejorar y adaptarnos a las nuevas demandas; pero con las pilas bien puestas podemos decir que unos cuatro meses antes o así empezamos a reunirnos más enserio.

¿Cuenta con mucha ayuda para ello?

Cuento con una ayuda fundamental que es María Cuquerella de la Riva, sin la cual no hubiera podido hacer nada, puedo decir sin temor a equivocarme, que soy yo el que la ayudo a ella. Contamos con amigos que nos ayudan los días previos y los días de auto… Pues creo que llegamos a ser unos 60, que además no sólo colaboran con su trabajo, sino que aportan mucho más de lo que ellos puedan pensar.

Grupo de voluntarios de La Parrala del Rastrillo Nuevo Futuro de Sevilla
Grupo de voluntarios de La Parrala del Rastrillo Nuevo Futuro de Sevilla - ABC

Los sevillanos no deben perderse el Rastrillo por...

Porque es un evento muy divertido, el rastrillo ha pasado por muchas e interesantes etapas, pero ahora está en un momento de evolución y es muy entretenido. La vida nos depara muchas cosas, pero siempre debemos buscar las buenas.

¿En qué se diferenciará este año del anterior?

Los delantales de los voluntarios nos lo realizan todos los años grandes diseñadores como ya han hecho: Victorio y Luchinno; Petro Valverde; Lina, Panambi, Rocío Olmedo… Este año lo realizará la marca sevillana Cherubina.

Ayer se le dio el homenaje a Rocío Peralta, una empresaria de éxito, madre y colaboradora nuestra, que hizo su primer desfile aquí. Además muchos de los grupos que cantan han podido por fin venir este año, aunque tenemos algunos que son uno más de nosotros. También contamos este año con nuevos puestos a la vista, son catering que vienen a colaborar con nosotros, y hay nuevas tapas que nos donan los mejores restaurantes de la ciudad.

¿Qué es lo más duro del trabajo de estos días?

Una de ellas es enfrentarme al rastrillo echando de menos a dos mujeres que me hicieron acercarme a esta asociación, es el primer Rastrillo sin María Pepa de la Serna y sin Inés Montes y eso para los que las hemos conocido y querido es muy duro. En cuanto al trabajo, me está siendo complicado compaginar el trabajo en mi despacho y en el Hotel Alfonso XIII con esta actividad benéfica.

¿Y lo mejor?

La gente con la que se trabaja, y el fin para el que se trabaja. Hay muchas anécdotas, risas y se hacen grandes amigos que aunque no se vean todos los días, si se crean unos fuertes y duraderos lazos.