Dos jóvenes se refrescan en la Plaza de España de Sevilla
Dos jóvenes se refrescan en la Plaza de España de Sevilla - Raúl Doblado
Meteorología

Agosto, un mes cada vez más caluroso en Sevilla

Sólo un día, el 17, el termómetro superó los 40 grados en el aeropuerto sevillano; las temperaturas medias están subiendo desde 1999, según Aemet, salvo dos años en las que bajaron

Juan Algar
SevillaActualizado:

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha publicado recientemente que «España registra el quinto agosto consecutivo con temperaturas más altas de lo normal». Si bien el término normal es ambiguo, en el interior de su publicación lo matiza cuando se refiere a «una temperatura media 0,9ºC superior al promedio del período 1981-2010».

Esta afirmación de la autoridad meteorológica española es cierta, pero parece difícil encajarla con la opinión generalizada, al menos aquí en la Andalucía occidental, de que este verano no ha sido muy caluroso, tanto en el interior como en la costa.

Al menos no tan caluroso como en años anteriores. Con temperaturas diurnas a veces soportables, y nocturnas que han permitido el descanso e incluso al aire libre, en las calles y terrazas, ha habido un poco de fresco en algún momento.

Esta conclusión climatológica sobre agosto no es ni más ni menos que una aplicación de la estadística dentro de las ciencias meteorológicas, y como toda conclusión estadística puede tener muchas interpretaciones, que requieren otros tantos matices. Sobre todo, si como últimamente ocurre con todo lo relacionado con la meteorología, tanto en el tiempo como en el clima, se busca un titular informativo.

Si miramos al detalle lo afirmado por Aemet para la ciudad de Sevilla, los resultados apuntan en la misma dirección. Tomando como referencia los datos de temperaturas registrados por los sensores que Aemet tiene en el aeropuerto de Sevilla, lo primero que resalta es que no son cinco agostos consecutivos con temperaturas por encima de la media, sino 17, considerando que no se rompe la secuencia en 2014 cuando no se superó la media, pero sí se igualó. Con lo que el titular puede ser aún más impactante.

Y esta serie prolongada de agostos calurosos tiene más o menos la misma longitud si se analizan las temperaturas mínimas como representante de las nocturnas (la secuencia es de 5 agostos, se rompió levemente en 2014, sino la secuencia también sería de 17 agostos) o las temperaturas máximas como representativas de las diurnas (secuencia de 12 años).

El titular podría ser aún más impactante, pues si consideramos los 20 agostos que van ya de este nuevo milenio, se observan que en 18 de estos 20, es decir, en un 90%, las temperaturas han estado por encima de la media. Lo habitual viene siendo que agosto registre temperaturas por encima de la media.

El matiz importante en estas afirmaciones está en el periodo de referencia que se utiliza para comparar los datos de temperatura registrados en este agosto. Este periodo de referencia lo conforma los 30 años que van desde 1981 a 2010, que incluye los agostos no tan calurosos anteriores a 2000, cuando el impacto del cambio climático en las temperaturas era menos perceptible y por el contrario no incluye los agostos posteriores a 2010, con un acentuado impacto.

Con un nuevo periodo de referencia actualizado a los últimos 30 años (1990-2019), agosto de 2019 ya no supera la media y el titular no existe. La búsqueda de titulares para destacar una noticia en este maremágnum de medios de comunicación que dedican bastantes recursos al tiempo y al clima no debe llevarnos a este uso torticero de la estadística.

Tampoco es necesario para convencer de la existencia del cambio climático.Los datos estadísticos son incuestionables. El clima ha cambiado. Los que lo niegan, no tienen fundamentos científicos. No se entiende que los escépticos lo cuestionen cuando se encuentran con un agosto con temperaturas por debajo de la media, como ocurrió en 2002 y cuando se igualó la media en 2014 y no les convenza los 18 agostos restantes del milenio con temperaturas por encima de la media del periodo de referencia 1981-2010.

Y 2019 ha sido el año que rompió la secuencia de agostos con temperaturas por encima de la media. Se ha quedado a tan solo dos décimas de grado sin llegar a la media de temperaturas del periodo 1990-2019, pero que sí la ha superado en el periodo 1981-2010. Este agosto tiene su propia personalidad e importancia.

Ha sido un mes en el suroeste peninsular en el que sin olas de calor, sin invasiones de aire africano, con un solo día, el 17, en el que se ha superado los 40 grados en el aeropuerto de San Pablo ha estado a punto de llegar a la nueva media.

Se trata de un símil a los alumnos universitarios que tras la selectividad hubiesen obtenido plaza en los estudios deseados según la nota de corte de años anteriores, pero que no lo han conseguido con el incremento de la nota de corte.