CLÍNICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA
NUEVO TRATAMIENTO

Realizan por primera vez en España una terapia con éxito para el síndrome de apnea obstructiva del sueño

Un equipo de especialistas de la Clínica Universidad de Navarra han intervenido con éxito a dos pacientes con mala tolerancia al tratamiento mediante CPAP

Actualizado:

Un nuevo tratamiento, realizado por primera vez en España, ha logrado tratar con éxito el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) en dos pacientes. Los dos habían presentado por diferentes motivos mala tolerancia al tratamiento convencional mediante CPAP, que consiste en bombear aire bajo presión dentro de la vía respiratoria durante el sueño.

El nuevo tratamiento, basado en la estimulación del nervio hipogloso, se llevó a cabo el pasado 15 de febrero en la Clínica Universidad de Navarra (CUN). Tras pasar la primera noche con el dispositivo activado, los dos refirieron no haber sufrido ningún episodio de apnea obstructiva del sueño. Reconocieron además una mejora inmediata de la calidad del sueño y del estado general al día siguiente.

La apnea obstructiva del sueño es una alteración respiratoria que se produce por la obstrucción intermitente y repetitiva de la vía aérea superior durante el sueño. Dicho bloqueo origina una interrupción completa (apnea) o parcial (hipopnea) del flujo aéreo. Este síndrome afecta a alrededor de un 4% de la población adulta, según estudios epidemiológicos internacionales, explican los doctores que llevaron a cabo la intervención, Peter Baptista y Juan Alcalde.

El nuevo tratamiento se basa en la estimulación eléctrica del nervio hipogloso. Se trata del nervio encargado del movimiento de la lengua. Su localización se extiende desde el cráneo hasta el borde lateral de la lengua. La estimulación de este nervio pretende impulsar hacia adelante la base de la lengua y el paladar del paciente. De este modo, se impide el bloqueo de la vía aérea que se produce en los casos de apnea, permitiendo así la entrada de aire durante el sueño. Según indica Alcalde, «se trata de un procedimiento muy efectivo que, además, permite una rápida incorporación del paciente a sus actividades diarias, prácticamente al día siguiente de la intervención».

Nervio hipogloso

El procedimiento consiste en la implantación subcutánea, en la zona anterior del tórax, de un estimulador similar a un marcapasos, al que se conecta un sensor. A su vez, el cable del sensor se introduce, mediante pequeña incisión, en la pared del tórax donde detecta la inspiración. Es entonces cuando el sensor envía una señal al estimulador, desde el que se emite una descarga que llega, a través de un cable, hasta el nervio hipogloso.

De este modo, se estimulan los músculos de la base de la lengua y el paladar hacia adelante abriendo la vía aérea, facilitando la respiración normal. «Gracias a esa apertura, la vía respiratoria queda desbloqueada y el aire entra con normalidad en cada inspiración», apunta el especialista. Destaca, además, la existencia de estudios científicos sobre este procedimiento «en los que se comprueba la inexistencia de daño alguno para el nervio hipogloso años después de la técnica». El paciente requiere tan solo 24 horas de ingreso hospitalario. La activación del dispositivo la realiza el propio paciente, todas las noches mediante un mando, al irse a dormir. Al cabo de 30 minutos, el dispositivo comienza a actuar.

Los pacientes con indicación para este nuevo tratamiento son aquellos que cuenten con una valoración otorrinolaringológica adecuada. Para ello, es necesario realizarles un estudio endoscópico tanto despierto como dormido, en este caso, de sueño inducido.

Además serán pacientes a los que se les ha hecho una polisomnografía o estudio del sueño en el que se observa un índice de apnea / hipopnea por debajo de 50 eventos a la hora con pocos eventos centrales, explica Baptista. Por último, el paciente indicado para este procedimiento debe cumplir con un índice de masa corporal inferior a 32.