El artista indio que recorrió 9.000 kilómetros en bicicleta para estar con el amor de su vida

Más de 40 años después, el romance entre P.K. Mahanandia y Charlotte Von Schedvin continúa vivo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hace algo más de 50 años, Marvin Gaye y Tammi Terrell triunfaban cantando 'Ain't No Mountain High Enough'. «No hay montaña lo bastante alta, no hay valle lo bastante profundo, no hay río lo bastante ancho, que me impida llegar hasta ti», dice la letra de uno de los grandes himnos al amor de todos los tiempos. En 1977, una década después de que esta canción se hiciese famosa en todo el mundo, un artista indio decidió tomarse sus indicaciones al pie de la letra. Su nombre es Pradyumna Kumar Mahanandia y recorrió más de 9.000 kilómetros en bicicleta para reunirse con el amor de su vida.

El blog Bored Panda nos ofrece los detalles de este romance, uno de los más impresionantes jamás contados. El relato comienza en una pequeña aldea india en 1949, con el nacimiento de Mahanandia. Una astróloga profetizó que aquel niño se casaría con una música, una mujer propietaria de un bosque cuyo signo del zodiaco sería Tauro. El pronóstico se hizo realidad el 17 de diciembre de 1975: en su vida se cruzó una mujer que encajaba al 100% con esa descripción: tocaba la flauta, era Tauro y su familia era dueña de un bosque.

Mahanandia se ganaba la vida dibujando en las calles y aquella mujer se acercó a él para pedirle un retrato. El joven quedó prendado al instante. Ella se llamaba Charlotte Von Schedvin, tenía 19 años y era sueca. Tan claro tenía que era su media naranja que necesitó tres intentos para completar un dibujo que le pareciese digno de ella. No tardó en confesarle su amor y que, según la profecía, estaba convencido de que acabaría convirtiéndose en su esposa. La impetuosidad del artista no asustó a Charlotte, que pasó tres semanas a su lado.

Sin embargo, la mujer regresó a Suecia tras ese tiempo, resignándose a dar por imposible su idilio con el artista. Fue él quien decidió arriesgarlo todo por amor. Vendió lo poco que poseía para comprar una bicicleta de segunda mano y se lanzó al asfalto. Pedaleó a través de ocho países, recorriendo más de 9.000 kilómetros en un viaje de casi cinco meses, desde Nueva Delhi hasta Gotemburgo. Salió adelante gracias a la ayuda de la gente que encontraba por el camino, entusiasmada al escuchar sus motivaciones. Ayer se cumplieron 41 años de su llegada a territorio sueco, el 28 de mayo de 1977.

No fue sencillo localizar a Charlotte, pero lo más difícil estaba hecho y Mahanandia persistió hasta dar con ella. Hoy, pasadas más de cuatro décadas, continúan juntos, están casados y son padres de dos hijos. Una historia digna de la gran pantalla, a la altura de la del hombre que plantó miles de flores para que las oliera su esposa ciega y la del campesino que construyó 6.000 escalones con sus propias manos para estar junto al amor de su vida, que ya te contamos en esta misma sección.