La utrerana Rocío Rojas forma parte de la banda de música «Ciudad de Utrera»
La utrerana Rocío Rojas forma parte de la banda de música «Ciudad de Utrera» - J.A.
CULTURA

Rocío Rojas, una promesa utrerana en el mundo de la música con sólo once años de edad

La trompista utrerana acaba de hacerse con el primer premio en el Concurso Nacional de Jóvenes Intérpretes de Mairena del Aljarafe

UtreraActualizado:

Sólo tiene once años, es de Utrera y ha apostado por aprender a tocar uno de los instrumentos de viento más complicados de dominar como es la trompa. Se llama Rocío Rojas Mateos, en la actualidad está estudiando el cuarto curso de grado elemental de trompa en el conservatorio profesional de música Cristóbal de Morales de Sevilla y es la flamante ganadora del primer premio en la novena edición del concurso nacional de jóvenes intérpretes «América Martínez», convocado por el conservatorio elemental de música de la localidad sevillana de Mairena del Aljarafe.

En esta cita, organizada para impulsar la formación musical entre los intérpretes más jóvenes, han participado más de setenta músicos llegados desde diferentes puntos de la provincia sevillana. En el caso de la sección de viento, que es donde participaba la utrerana, han tomado parte más de veinte músicos, que con su talento y pasión por la música se lo pusieron tremendamente difícil al jurado que tenía que determinar los ganadores.

Rocío Rojas forma parte de la banda de música «Ciudad de Utrera», una de las formaciones musicales clásicas de la localidad y que en la actualidad se encuentra en uno de los periodos de más actividad del año, ya que tradicionalmente acompaña a numerosas hermandades que realizan sus estaciones de penitencia en Semana Santa. «Tiene mucho mérito el premio que ha conseguido Rocío, ya que la trompa es un instrumento muy difícil, desde luego que es para estar orgullosos de nuestra pequeña gran trompista», ha comentado José Antonio Ramírez, director de la banda de música Ciudad de Utrera.

Los músicos utreranos llevan años reivindicando la implantación del grado medio en la localidad

Son muchos los niños que se sienten atraídos por el mundo de la música y deciden aprender los conceptos más importantes, así como los secretos de la interpretación de los diferentes instrumentos en el conservatorio elemental de música «Ana Valler» de Utrera. Pequeños talentos que se desarrollan en este centro educativo y que siguen evolucionando en las diferentes bandas y formaciones musicales que existen en la localidad, pero que tienen que lidiar con las dificultades que supone el hecho de que si quieren continuar su formación accediendo al grado de enseñanzas medias, los alumnos tienen que desplazarse a Sevilla, con las dificultades que ello conlleva.

Esta situación provoca que muchos niños terminen abandonando sus estudios musicales tras cursar el grado elemental, por lo que padres y colectivos de músicos han reivindicado en numerosas ocasiones –sin éxito hasta el momento- que se implante en Utrera el grado medio de enseñanzas musicales, para que talentos como el de la pequeña trompista Rocío Rojas, no se queden nunca en el camino.