Uno de los detenidos, saliendo de los juzgados este jueves al mediodía
Uno de los detenidos, saliendo de los juzgados este jueves al mediodía - Raúl Doblado
Sucesos

Tiroteo mortal en Écija: el hijo pudo disparar a la víctima con la intención de defender a sus padres

El juez instructor tomó declaración a los cuatro detenidos, miembros de una misma familia

ÉcijaActualizado:

Los juzgados de la localidad sevillana de Écija amanecían este jueves blindados por agentes de la Unidad de Intervención Policía (UIP). Un subgrupo compuesto por diez policías y dos furgones se encargaron de cerrar la calle la Marquesa por ambos extremos para filtrar el paso hasta esta angosta vía del casco urbano astigitano desde primera hora de la mañana. En el centro de la calle se encuentra el Palacio de las Tomasas, un bello edificio neomudéjar donde se ubica el juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de la localidad, encargado de la investigación por el tiroteo que le costó la vida el lunes a un conocido vecino de Écija, apodado El Pelúo, en el transcurso de una pelea entre familias.

Cuatro personas fueron arrestados en los últimos días por su implicación, más o menos directa, en los hechos. El primero en caer fue el presunto autor material de los hechos, José Manuel R. M., de 26 años, quien pudo haber disparado a la víctima con una escopeta. Esa detención se produjo el mismo lunes. Menos de 24 horas después de la violenta reyerta entre las dos familias era arrestado su padre, Jorge Manuel R.P., de 46 años. El miércoles eran apresados el abuelo, Manuel R. M. y un hermano del principal implicado, identificado como Jesús R. M.

Juzgado blindado

Los detenidos eran conducidos al juzgado muy temprano como medida de seguridad. Desde que estallara la violenta pelea, en el municipio se temió que hubiera una respuesta similar del entorno del fallecido, que se llamaba Manuel y tenía 44 años. Por eso, durante varios días se ha reforzado la presencia policial en Écija, y en el juzgado esta medida ha sido muy evidente. Los agentes se apostaron en los extremos de la calle de acceso a los juzgados, algunos portando subfusiles.

El efecto preventivo ha dado resultado porque la jornada transcurrió sin sobresaltos y sin que nadie de los familiares de El Pelúo o del entorno de los detenidos se aproximara a los juzgados. A pesar de que los arrestados fueron conducidos a primera hora, el juez no empezó a tomarles declaración hasta pasadas varias horas.

Los arrestados fueron devueltos a la comisaría al mediodía, cuando el juez hizo un receso para almorzar. Hasta seis agentes custodiaban la puerta principal del Palacio de las Tomasas a pesar de que la mañana había transcurrido con tranquilidad. Fue en ese momento, con los detenidos de vuelta a los calabozos policiales, cuando se levantó el dispositivo de vigilancia de la UIP.

La calle del juzgado estuvo cortada por ambos lados mientras estaban dentro los detenidos
La calle del juzgado estuvo cortada por ambos lados mientras estaban dentro los detenidos - R. D.

Tras un breve descanso, el juez regresaba al despacho pero su decisión sobre el destino inmediato de los cuatro implicados se conocerá este viernes.

El Grupo de Homicidios de la Brigada Provincial junto con investigadores de la Comisaría de Écija han trabajado codo con codo en un asunto donde el motivo de la reyerta pasó a un segundo plano al confirmarse que había una víctima mortal y había que determinar la autoría del crimen y si fue una acción individual o contó con cómplices.

El autor material, de 26 años, habría disparado a la víctima porque salió en defensa de sus padres que estaban siendo golpeados

La vínculación del Pelúo con el tabaco de contrabando es conocida en Écija. Por eso, de inmediato se vinculó lo ocurrido con un posible ajuste de cuentas motivado por este negocio ilícito. Según han confirmado fuentes cercanas a la investigación, el fallecido, en compañía de un hermano se personó el lunes por la tarde en la vivienda de Jorge Manuel R. P. Una casita de campo situada en un carril, a las afueras de Écija, junto al camino de Palma del Río.

Allí estalló una discusión. La principal hipótesis es que el hijo de Jorge Manuel vio cómo sus padres estaban siendo golpeados y salió en defensa de ellos. Agarró una escopeta y disparó al Pelúo, que fue alcanzado en un costado. El herido salió huyendo junto a su hermano y al salir del carril se echó encima de un coche que circulaba por la zona. La conductora, que iba camino del trabajo, los trasladó al hospital de Écija, donde acabó falleciendo Manuel.