Padre del niño de Écija muerto en una montería en Guillena
Padre del niño de Écija muerto en una montería en Guillena - EP
Guillena

Los testigos confirman que el niño muerto en la montería de Guillena no se salió del puesto

El compañero del cazador investigado admite que éste estaba fuera de su posición cuando disparó en sentido contrario al campo de tiro que tenía asignado

SevillaActualizado:

El menor de Écija de cuatro años de edad fallecido por el alcance accidental de un disparo durante una montería celebrada el pasado mes de enero en la finca La Lapa del municipio de Guillena no se salió del puesto número dos en el que se encontraba junto a su abuelo y su padre. Así de rotundo se han mostrado este miércoles dos testigos presenciales de los hechos, en concreto, los cazadores que participaban de la cacería en el puesto número tres.

El magistrado Juan Gutiérrez Casillas, titular del Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla y encargado de la investigación de este trágico suceso, continúa con la toma de declaraciones a todos los participantes en la montería del 19 de enero. Hasta el momento,el único investigado es Luis A.G., un varón de nacionalidad argentina de unos 60 años de edad, en libertad provisional como presunto autor de un delito de homicidio imprudente.

En el marco de las diligencias de investigación, el magistrado ha escuchado los testimonios este miércoles de cuatro personas, en concreto, los cazadores que se encontraban en el puesto número tres, el compañero de puesto del único acusado, que sí situaban en el puesto número uno, y un cuarto asistente a la finca La Lapa aquel día.

Los dos cazadores del puesto tres, testigos presenciales de lo sucedido, han venido a corroborar lo concluido por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de La Rinconada, que aseguraba en un informe que el menor estaba «colocado en su puesto de forma correcta».

Así, esta pareja de participantes en la montería, que tenían «plena visibilidad» del lugar en el que se encontraba el menor y sus familiares, no han mostrado dudas de que el niño no se mueve del puesto, en el que se encontraba sentado en una silla. Ni él ni sus familiares. Los testigos han rememorado de forma amarga cómo incluso ven caer al niño de la misma tras recibir el impacto de la bala.

Pero no sólo estos dos varones han aportado unos testimonios relevantes, pues el compañero de puesto del acusado también ha puesto en conocimiento del juez instructor de manera clara que Luis A.G. disparó en dirección contraria al campo de tiro que tenía señalado y que estaba situado fuera del puesto , según destaca en declaraciones a ABC la abogada de la familia, Rosario Serrano.

Igualmente, este testigo, titular del puesto, ha reconocido que desde la organización de la montería le trasladaron las medidas de seguridad oportunas. Al mismo tiempo, ha precisado que entre los puestos de caza implicados en estos hechos, el que ocupaba el investigado y el del niño fallecido, existía una barrera natural, en concreto un cerro, lo que implicaría que de no disparar desde fuera del puesto no podría alcanzarse el puesto número dos.

La toma de declaraciones por parte del instructor siguen este viernes con el organizador de la montería, que podrá aclarar cuestiones relativas a la seguridad de esta celebración; el postor, la persona responsable de cazador en su puesto; y los rehaleros, entre otros.