Un policía recibe una descarga con un arma eléctrica, durante una ejercicio práctico del curso recibido
Un policía recibe una descarga con un arma eléctrica, durante una ejercicio práctico del curso recibido - C. G.
MARCHENA

Policías locales de varios municipios de Sevilla reciben el primer curso de armas eléctricas de Andalucía

El Ayuntamiento de Marchena ha sido el primero en comprar dos pistolas con las que se logra neutralizar a las personas a través de una descarga

MarchenaActualizado:

El primer curso en Andalucía de armas eléctricas se ha desarrollado recientemente en las instalaciones de Sodemar en Marchena, donde policías locales de varios municipios de la provincia de Sevilla han recibido las explicaciones del agente Antonio Mazueco Caballo, instructor de tiro de arma corta, perito judicial en el uso de la fuerza y profesor del sindicato SPPME-A, entidad organizadora del evento.

Los agentes que han participado en este curso han usado la marca que más se usa en España, la «Taser». Los policías locales asistentes al curso — procedente de Marchena, Alcalá de Guadaíra, Alcalá del Río, Bormujos, La Puebla de Cazalla y Cañada Rosal— creen que se trata de un arma con la que defenderse en situaciones necesarias en las que corren peligro y el arma reglamentaria puede tener consecuencias nefastas.

El Ayuntamiento de Marchena ha sido el primero en comprar dos de estos dispositivos, que comenzarán a utilizarse después del curso, dentro de un proyecto municipal, iniciado hace meses, para equipar a los agentes de distintos instrumentos, entre los que se encuentra también la adquisición hace unos meses de un narcotest, control de distintos tipos de droga.

Antonio Mazueco explicaba a los agentes que «estas armas o dispositivos neutralizan por incapacitación neuromuscular rápida y por corto periodo de tiempo, se trata de complementar al arma de fuego y no reemplazarla».

La «Taser» produce una descarga que inmoviliza. Se puede usar a distancia, lanzando proyectiles a unos ocho metros que se clavan en la piel, o en contacto con la persona a la que el agente tiene que reducir. La descarga tiene una intensidad de 2,1 miliamperios, lo que está muy lejos del límite de 75, a partir del cual se consideraría letal.

El profesor especialista asegura que no hay ni un solo informe forense en el que se afirme que un individuo ha fallecido como consecuencia de la «Taser»: «Este dispositivo no te mata eléctricamente». Mazueco considera que, aunque en España no hay un protocolo de actuación, «habrá que crearlo si se llega a generalizar su uso. Los compañeros saben perfectamente en qué casos se utilizaría».

Estas pistolas eléctricas en ocasiones se han relacionado a casos de muerte por su utilización. El caso más sonado fue la muerte en 2016 del exfutbolista británico Dalian Atkinson. El agente considera que más que producir, «evita muertes» y no se han implantado porque «tienen mala prensa» y a los políticos no les gusta «la mala prensa, por lo que no se atreven a dar el paso».

Varias armas eléctricas marca «Taser»
Varias armas eléctricas marca «Taser» - C. G.

Este tipo de armas no la pueden comprar civiles, ni policías, ni militares por su cuenta, solo a través de organismos como ayuntamientos, ministerios, administraciones regionales. En España, las pistolas eléctricas son armas exclusivas para uso militar y policial. Su uso está regulado por el artículo 5.1 del Reglamento de Armas junto con las semiautomáticas y los sprays de defensa.

Los policías asistentes al curso en Marchena consideran que es un arma perfecta para utilizar no sólo cuando «te enfrentas a un delincuente con un cuchillo, sino a alguien que sea muy fuerte y que al reducirlo puede producirnos una lesión o algo peor».

Para Antonio Mazueco, la introducción de este tipo de dispositivos en el trabajo diario de la policía local evita riesgos «porque utilizar la pistola reglamentaria tiene una carga moral, psíquica, judicial, familiar y profesional porque hasta tus propios compañeros te van a dar de lado si hieres o matas a alguien».