El antiguo Silo, posible destino de los animales abandonados
El antiguo Silo, posible destino de los animales abandonados - J. L. M.
MORÓN DE LA FRONTERA

La parcela del antiguo Silo podría albergar un centro de acogida de animales abandonados

El Ayuntamiento de Morón lo solicitará a la Consejería de Administración Pública y Hacienda

MORÓN DE LA FRONTERAActualizado:

La parcela del antiguo Silo fue cedida, en 2009, por la Junta de Andalucía al Ayuntamiento de Morón de la Frontera durante 50 años para establecer allí el futuro Parque de Bomberos.

No obstante, en 2017 se acordó en el pleno destinar y ceder a la Diputación de Sevilla una parcela municipal en otra zona (el polígono industrial Juan Macho) para situar allí estas instalaciones. Así pues, el antiguo Silo se quedaba sin utilidad, un lugar de gran importancia para Morón.

Ahora, el Consistorio de la localidad quiere emplear esa parcela para la creación de un centro de acogida para animales domésticos abandonados. Allí también se desempeñarían labores de gestión, difusión y concienciación de la naturaleza y la vida animal.

No solo eso, un nuevo centro supondría un gran alivio para el refugio San Antón y Callejeros Morón, únicas instituciones en la localidad dedicadas a la acogida de animales abandonados (perros, en este caso), y que muchas veces han denunciado el desbordamiento de llegadas.

Para que el antiguo Silo pueda albergar este centro, el Ayuntamiento ha solicitado el cambio del destino del terreno a la Consejería de Administración Pública y Hacienda, lo que, para el alcalde, Juan Manuel Rodríguez, «es un primer paso. Hay que ser prudentes».

El regidor moronense confía en que pronto llegará la confirmación de este cambio, pero luego tendrán que afrontar una etapa «que no es fácil, que es buscar dinero para poder hacer la rehabilitación de este espacio».

La parcela del antiguo Silo se encuentra en las afueras de Morón de la Frontera, en la salida en dirección a Arahal. Consta de más de 3.600 metros cuadrados y está bien comunicada por carretera y con fácil acceso a los peatones.

Además de ello, cumple con todas las condiciones necesarias para compatibilizar la gestión de animales abandonados con las actividades educativas complementarias.