Uno de los detenidos por el crimen de «El Pelúo» saliendo del juzgado de Écija
Uno de los detenidos por el crimen de «El Pelúo» saliendo del juzgado de Écija - RAÚL DOBLADO
Sucesos

Otoño mortal en la provincia de Sevilla: tres asesinados y dos fallecidos en sendos incendios

Écija, Gerena y Alcalá han acaparado la atención mediática debido a los tres crímenes horrendos perpetrados en poco tiempo

Actualizado:

La desgracia se ha cebado con la provincia sevillana durante los dos primeros meses de otoño, en los que ha habido tres horrendos crímenes, que han conmocionado a la opinión pública, y dos incendios. En total, cinco víctimas en la peor época que se recuerda.

El 22 de octubre, un tiroteo sorprendía a los vecinos de la tranquila urbanización Cuesta Blanca, en Écija. Un ajuste de cuentas relacionado con el contrabando de tabaco es la hipótesis que explicaría el asesinato del conocido en el municipio como «El Pelúo».

Tal y como se ha desvelado, éste y su hermano se habrían presentado en la vivienda de Jorge Manuel R. P., cuyo hijo, José Manuel R. M., fue el autor material del crimen al estallar una discusión y ver cómo sus padres eran golpeados. En ese momento, el joven de 26 años agarró una escopeta y disparó a «El Pelúo», que huyó con una herida en el costado y terminó falleciendo en el hospital. El resultado, una reyerta familiar que acabó con cuatro detenidos y una víctima mortal.

El día 6 de noviembre fue el turno de Gerena, cuyos habitantes recibieron conmocionados la noticia de que Gonzalo, muy popular por dirigir una tertulia en la televisión local y participar en programas de radio, había sido asesinado. La Guardia Civil continúa buscando al principal sospechoso, su pareja, un rumano de 47 años que, según sospechan, ha podido huir del país.

Según la autopsia, el fallecido murió por un solo golpe, probablemente a traición, hecho con un objeto metálico que apareció cerca del cadáver. Tan solo una hora antes, de que los ladridos de los perros alertasen a los vecinos, ambos, víctima y presunto asesino, habían desayunado juntos en un bar cercano. Lo que pasó en ese corto intervalo para que Gonzalo recibiese ese golpe mortal aún es un misterio.

Pocas horas después de este crimen, un nuevo suceso se cobraba una víctima mortal en la provincia. Esta vez no estaba detrás la mano humana, sino un incendio que se produjo de madrugada por la mala combustión de una estufa. Juan Carlos, que vivía en la casa donde se originó el fuego, no sobrevivió y falleció por inhalación de humo.

Un incendio fue, también, la causa de la muerte de Trinidad Monge, una anciana con problemas de movilidad que vio, impotente, como el fuego se originaba en su dormitorio y destrozaba el resto de la casa. Su hijo y su nuera tuvieron que ser trasladados a un centro hospitalario debido a la inhalación de humo y la crisis de ansiedad que sufrieron al ver cómo no se podía hacer nada por salvar la vida de la mujer.

Parricidio en Alcalá

El último suceso que ha sorprendido a un municipio sevillano ha sido el parricidio cometido, esta misma semana, en Alcalá de Guadaíra. Enri, un joven de 19 años, mataba a su madre, Yoi Mariana Villavicensio, a golpes. Un crimen horrendo que aún no se explican los vecinos, que afirman que la familia, de origen ecuatoriano, nunca había dado problemas y estaba completamente integrada en el municipio.

Se cree que una discusión entre la madre y el hijo, al llegar éste muy tarde a casa, fue el desencadenante de los hechos, que tuvieron lugar a las cinco de la madrugada sin que nadie escuchase ruidos extraños desde las viviendas cercanas. Horas después, Henri confesó el crimen a su hermano mayor por WhatsApp.