El padre del niño muerto en una montería en Guillena
El padre del niño muerto en una montería en Guillena - EP
Tribunales

La familia del niño muerto en la montería de Guillena pide ampliar la acusación al organizador

Además, solicita al juez que investigue al postor y al compañero de puesto del cazador acusado del homicidio

SevillaActualizado:

La investigación judicial sobre la muerte de un niño de cuatro años de edad y vecino de Écija el pasado 19 de enero tras recibir un disparo accidental en una montería celebrada en la finca La Lapa del municipio de Guillena puede contar con nuevos implicados en las próximas semanas después de que la familia haya pedido al juez ampliar la acusación a otras tres personas

Hasta la fecha el único acusado como presunto autor de un homicidio imprudente es el cazador Luis A.G., el autor del tiro mortal. Pero la acusación ha solicitado al juez instructor investigar al organizador de este evento cinegético, el postor y el compañero del cazador investigado en el puesto número uno de la cacería.

El juez de Instrucción número 16 de Sevilla, Juan Gutiérrez Casillas, lleva varias jornadas tomando declaración como testigos a todos las personas que participaron de una u otra forma en la montería. Este viernes han testificado cuatro más, entre ellos el guarda del coto.

Este hombre ha asegurado ante el magistrado que le llamó la atención por dos veces a Luis A.G. porque estaba fuera del puesto asignado, que compartía con otro cazador. Esto es, el puesto estaba doblado, algo que legislativamente está prohibido.

Esta circunstancia y otros indicios de actuaciones negligentes en otros actores de la montería han llevado a la representación procesal de la familia del menor a solicitar al instructor que amplíe la acusación al organizador de la montería; al postor, la persona encargada de colocar a cada cazador en su puesto; y al compañero de Luis A.G. en el puesto número uno, según han señalado a ABC fuentes del caso.

Ahora el magistrado tendrá que determinar si la actuación de estas personas deben ser investigadas y valorar en qué grado pudieron participar del delito de homicidio imprudente que se dirime en este procedimiento, es decir, si pudieron ser cómplices o autores.

«Hay que limar las responsabilidades de cada actor en la muerte de un niño de cuatro años, ya sea por dejadez de funciones o por falta de vigilancia», indican las citadas fuentes. Y es que la legislación no permite los puestos doblados, ya que sólo debe haber un cazador en cada uno. Y hay indicios de que los hubo. El cazador investigado, de nacionalidad argentina y en libertad provisional por estos hechos, llevaba su escopeta cuando no era el titular del puesto.

Disparó en sentido contrario

Según los testigos que ya han declarado ante el juez, el cazador investigado disparó en sentido contrario al campo de tiro que tenía asignado saliéndose para ello del puesto número uno.

Además, han confirmado el menor no se salió del puesto, extremo que también recogía entre sus conclusiones el informe del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de La Rinconada. En dicho informe se apuntaba que el niño se encontraba «colocado en su puesto de forma correcta».

Además, la Guardia Civil indicaba que Luis A.G. «se salió del puesto de caza», subió hasta la zona más alta, a unos 25 metros de distancia de su puesto, en la zona del cruce del camino.

«En un momento dado disparó en dirección contraria a la que tenía indicado disparar si hubiera estado en su puesto, realizando el tiro hacia el lugar donde se encontraba el puesto número dos, en el que estaba el menor y sus familiares».

Esto, según añaden los agentes del Instituto Armado, «ocasionó que uno de los integrantes del mismo, el menor, resultara fallecido por el impacto de la munición utilizada». El niño acompañaba a su padre y demás familiares como observador en dicho puesto, en el que el tirador era su abuelo.

En este sentido, los agentes actuantes señalan que, de lo observado en el puesto número dos, se desprende que el menor «estaría colocado de forma correcta», así como que el disparo mortal lo llevó a cabo el acusado, que «debía ocupar el puesto número uno y que se había colocado fuera del mismo».