Adrián Rodríguez, en la plaza de La Corredera de Arahal
Adrián Rodríguez, en la plaza de La Corredera de Arahal - C. G.
ARAHAL

«La arquitectura está rompiendo con los moldes que llevaron a la crisis del ladrillo»

El arahalense Adrián Rodríguez Segura tiene el mejor expediente de Arquitectura de toda España del curso 2016/2017

ARAHALActualizado:

Una de las razones por las que Adrián Rodríguez Segura se sentía especialmente feliz recogiendo el reconocimiento del Ayuntamiento de Arahal y el de la Real Maestranza de Sevilla la semana pasada es porque su madre, Soledad, estaba «radiante».

Con 24 años, se ha convertido en un prometedor arquitecto. Ha sido el mejor expediente universitario de Sevilla y de toda España 2016-2017, con un 9,33 de nota media.

El mérito de Adrián Rodríguez es mucho y no sólo por haber terminado una carrera difícil pero «apasionante» y hacerlo con tan elevada nota. Una grave enfermedad en su entorno familiar lo ha puesto con los pies en el suelo en muchas ocasiones, por eso valora cada sonrisa de su madre, especialmente la de los últimos días.

«Mis hermanos y yo hemos aprendido a valorar los pequeños momentos, a acudir cuando la situación empeoraba y esforzarnos para continuar». Adrián tiene un hermano mayor también arquitecto y el pequeño estudia Ingeniería.

«Cuando éramos pequeños, en casa de mi abuela, mi hermano y yo, andábamos siempre construyendo algo con los juegos de piezas, me han gustado siempre el dibujo, la geometría y las matemáticas», cuenta. Adrián ahora puede hacerlo con edificios reales.

Antes de terminar la carrera, cuando llevaba el 60% de la misma, consiguió una beca, por medio de la Caja de Arquitectos, en la que le asignaron el prestigioso estudio madrileño Nieto y Sobejano, con oficina en Madrid y Berlín, para hacer prácticas en proyectos europeos.

«Jamás me he sentido el mejor en nada, sólo he sabido enfocar mi vida y mi esfuerzo para llegar hasta aquí»

«La beca era de seis meses y estuve ocho pero, aunque querían que me quedara, opté por terminar antes que nada la carrera», cuenta. Cuando la acabó el pasado mes de junio, lo volvieron a llamar y de momento se quedará un tiempo indefinido.

Estos días a Adrián sonríe abrumado con tantas felicitaciones, no sólo institucionales, sino de sus vecinos y amigos. «De verdad que jamás me he sentido el mejor en nada, sólo he sabido enfocar mi vida y mi esfuerzo para llegar hasta aquí», dice.

Actualmente diseña, junto a su equipo, un proyecto denominado «La ciudad del teatro» que se instalará en París, encargado por las tres compañías francesas más importantes.

Adrián Rodríguez Segura
Adrián Rodríguez Segura - ABC

«Es imprescindible reutilizar lo que ya existe, en vez de tirar y construir de nuevo». Su filosofía de trabajo es que la sociedad debe dar paso a otras formas de diseño que tienen en cuenta el entorno y su cuidado. Para nada se definiría un arquitecto clásico, más bien se considera «transgresor», porque intenta ofrecer la visión de las nuevas generaciones.

En este sentido, asegura que la arquitectura actual «está rompiendo con los moldes que llevaron a la crisis del ladrillo». Empezó la carrera en los años en los que se sufría la caída del «boom» inmobiliario.

Para él, «las nuevas generaciones están tratando de reinterpretar la arquitectura». Para Adrián, las nuevas arquitecturas tienen que convivir con lo clásico porque «nosotros también tenemos que dejar nuestro legado».