Los alumnos del CEIP Bernardo Barco han comenzado hoy el nuevo curso
Los alumnos del CEIP Bernardo Barco han comenzado hoy el nuevo curso - F.R.M.
EDUCACIÓN

Los 500 alumnos del CEIP Bernardo Barco de La Campana por fin empiezan el nuevo curso

Tras cuatro días de protestas por el mal estado del centro, la Delegación de Educación pone fecha al inicio de las obras

La CampanaActualizado:

Los más de 500 niños que conforman el CEIP Bernardo Barco de La Campana por fin han podido comenzar el nuevo curso escolar. Tras varios días de protesta por parte del Ayuntamiento, la dirección del centro y el AMPA denunciando las malas condiciones que arrastra el edificio desde hace cuatro años, esta mañana ha vuelto la normalidad al colegio.

El alcalde de La Campana, Manuel Fernández Oviedo, ha mostrado a este periódico su satisfacción hace escasos minutos por el desenlace feliz que ha tenido esta problemática semana sufrida por el municipio en materia educativa. «Hemos recibido un informe firmado por un arquitecto de la Delegación de Educación en el que se corrobora que actualmente el estado del centro no supone peligro alguno para los alumnos; no obstante, el mismo insta al cierre provisional de la zona de administración y un aula de la segunda planta hasta que se lleven a cabo las pertinentes actuaciones».

Niños y padres a las puertas del colegio
Niños y padres a las puertas del colegio

De este modo, la dirección del centro, el AMPA y el Ayuntamiento ya han conseguido por escrito un documento que acredite la ausencia de peligro para los niños, algo que no habían logrado en cuatro años, y una fecha de inicio y fin de las obras, también por escrito, que es, según celebra el primer edil, «exactamente lo que se perseguía».

Por su parte, la presidenta de la AMPA del Bernardo Barco, Ana María Ruiz, ha querido mostrar a todas las familias su «agradecimiento y comprensión por haber aguantado todos estos días de incertidumbre, siempre mirando por el bienestar y la seguridad de los alumnos».

La unión de todos y el apoyo unánime

«Gracias ala unión de todos y al apoyo unánime a la decisión de no entrar en clase durante tres días consecutivos se ha conseguido el avance en las actuaciones», ha insistido Ruiz.

De este modo se pone punto y final al tira y afloja entre el municipio sevillano y la Delegación de Educación que ha durado cuatro días en el que bajo el lema «Pelearemos duro por un colegio seguro», los familiares de este medio millar de alumnos, auspiciados por el Ayuntamiento de La Campana con su alcalde Manuel Fernández Oviedo a la cabeza, decidieron tomar esta medida de reivindicación ante las malas condiciones en las que se encuentra el centro y tras «no cumplirse las promesas que desde la Delegación Territorial de Educación se comprometieron a realizar hace ya 4 años».