El escritor Juan Eslava Galán, el alcalde de Tomares, José Luis Sanz y el moderador del debate, Cristóbal Cervantes (izquierda)
El escritor Juan Eslava Galán, el alcalde de Tomares, José Luis Sanz y el moderador del debate, Cristóbal Cervantes (izquierda) - ABC
Tomares

Juan Eslava Galán: «España no es un país boyante que se pueda permitir tener 17 autonomías»

El escritor jiennense ofreció anoche en Tomares su particular visión que tiene del país: «La democracia es el sistema ideal, pero no perfecta»

TomaresActualizado:

El escritor Juan Eslava Galán afirmó anoche en Tomares en la conferencia «¿A dónde va España?» en el VII foro «España a debate» que «la Transición fue en realidad una transacción entre las derechas y las izquierdas en la que se cometieron unos cuantos errores».

El escritor jiennense, el segundo en intervenir en este encuentro moderado por el periodista Cristóbal Cervantes y que abrió el pasado 7 de febrero el director de ABC, Bieito Rubido, y que cerrará el 21 de febrero la escritora y periodista Pilar Urbano, destacó que a su entender dos errores se cometieron en la Transición, «crear 17 autonomías y la ley electoral regida a través del sistema d'Hondt».

Para Eslava Galán, «España no es un país boyante que se pueda permitir tener 17 autonomías. Actualmente tengo hasta cinco tarjetas sanitarias y eso es una barbaridad. Y otra barbaridad es nuestra actual ley electoral. La democracia es el sistema ideal para regirse, lo que no quiere decir que no tenga defectos. Nuestra ley d'Hondt beneficia a los dos primeros partidos y cuando ha hecho falta contar del apoyo de un tercero, se han aprovechado de ellos los vacos y catalanes».

Ante esta situación Juan Eslava Galán señaló que si tuviera una barita mágica para solucionar los problemas de España haría dos cosas, «suprimiría las 17 autonomías, siguiendo el modelo centralista francés, para que todos volviéramos a tener los mismos derechos y retocaría la ley d'Hondt».

En su análisis de hacia dónde se encamina España, Eslava Galán apostó por mejorar nuestro sistema educativo si queremos mejorar el futuro. «Es necesario formar a la gente y para eso es necesario hacer un reforma educativa no pensando en tan sólo cuatro años, sino en al menos los próximos 20 años. Es lo que hace falta para que España sea un país moderno y progresista».