Es noticia:

Así serán los televisores del futuro: en 8K, enrollables y a medida

CES, la gran feria de electrónica de consumo, define los aparatos que tendremos en unos años

Televisor enrollable
Televisor enrollable - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cada temporada, los fabricantes presentan sus nuevos televisores, pertrechados con características identificadas por un batiburrillo de siglas, a un maratón donde solo aquellos que están mejor preparados evitan llegar desfondados a la recta final, el mercado. En la constante carrera por renovar ese producto indispensable en los hogares se han descolgado muchas propuestas que, por unas razones u otras, han acabado por desaparecer, como las pantallas curvadas o de la tecnología en 3D. La batalla ahora se encuentra en mejorar la calidad de imagen y convertir a la otrora «caja tonta» en un elemento más dentro de la decoración. Durante la última edición de Consumer Electronic Show (CES), la gran feria de electrónica de consumo celebrada en Las Vegas (EE.UU.) esta semana, los televisores han ganado protagonismo al iniciar la carrera por la resolución 8K, con hasta cuatro veces más píxeles que el 4K o Ultra Alta Definición, el estándar a perseguir hoy.

Esta monstruosa definición, sin embargo, se adelanta al futuro. La televisión pública japonesa NHK ha pisado el acelerador para emitir con una señal 8K en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio en 2020. Un ambicioso proyecto por el cual pretenden ser pioneros, pero que supone llegar con demasiadas prisas a una era en la que parece olvidarse que la resolución 4K todavía no ha despuntado: la falta de contenidos adaptados, la debilidad de determinadas conexiones de internet y un parque de televisores anteriores a esta generación son las razones de su escasa adopción.

Bajo trucos técnicos

LG, Samsung y Sony han sido las primeras marcas comerciales que han presentado televisores 8K. Modelos de gigantescas dimensiones que, para hacer más liviana la travesía, han encontrado un truco: el «reescalado automático» de imagen. Apoyados en los nuevos avances en aprendizaje automático e inteligencia artificial, el sistema integrado en estos vanguardistas televisores puede «inventarse» los píxeles que faltan al pasar una imagen a resoluciones inferiores.

Pero existe una cara negativa: apreciar (y disfrutar) de esa experiencia tal y como se presenta tal vez no refleje una gran diferencia con los modelos actuales con 4K. La visión humana presenta ciertos límites a la hora de diferenciar los píxeles, las unidades más pequeñas en pantallas digitales. A día de hoy el contenido en 4K es relativamente escaso, y solo las plataformas digitales como Netflix o YouTube se han preocupado de desarrollarlo. El resto de los medios todavía siguen emitiendo en alta definición, por lo que resulta, por el momento, demasiado presuntuoso pensar que el 8K se estabilizará próximamente en los hogares. Ni tan siquiera los videojuegos se mueven a esta calidad.

Las televisiones, además, ya no son un electrodoméstico ubicado en el salón como un elemento independiente; sino algo más. Los modelos presentados en el CES se fusionan con el entorno y la decoración. Los nuevos sistemas de anclaje y organización de cables hacen posible que algunos modelos emulen incluso un cuadro al que admirar. Otra de las propuestas para la temporada es incluso más sorprendente: LG ha desvelado el primer televisor de 65 pulgadas enrollable como una persiana. La pantalla se «monta» sobre una caja rectangular de una altura inferior a un tercio de la del monitor. Esta caja es la que «esconde» el televisor cuando se apaga. Esta es una de las cualidades de los paneles orgánicos llamados OLED. Una tecnología, diseñada especialmente para el consumo de contenidos cinematográficos, que reproduce colores intensos y negros profundos.

Monstruosas en tamaño

Pero también hay teles que pueden cambiar en tamaño, mutar según las necesidades del consumidor. Más alargada o vertical. Esta es una de las apuestas de Samsung para este curso. Su tecnología bautizada como MicroLED es capaz de competir de tú a tú con los paneles OLED que abandera a nivel global LG. Y, además, con otra virtud: fabricar paneles sin límite teórico de tamaño a base de unir paneles más pequeños para conseguir pantallas más grandes. Bajo este concepto, una firma como Samsung ha logrado levantar un televisor de 246 pulgadas que cubriría casi totalmente una pared en un salón medio.

La inmensa mayoría de pantallas de televisores del mercado se agrupan en dos tecnologías, LED y OLED, que cuentan con sus defensores y detractores. En el primer caso se requiere de una fuente de iluminación externa, bombillas de tipo LED, que se sitúa en una rejilla tras de la pantalla. Así, se consigue una gran iluminación. En el segundo de los casos, son los propios píxeles de la pantalla los que se iluminan de manera independiente al recibir la corriente eléctrica, logrando así negros más puros y colores intensos.

Y más inteligentes

Las actuales ofertas de contenidos digitales también salen reforzadas. El televisor continúa añadiendo nuevas funciones gracias a internet. Los modelos presentados incorporan sistemas de «aprendizaje automático» diseñados para adaptarse a los gustos del telespectador, pero a su vez potenciando la voz como el próximo gran cambio tecnológico. Los modelos más avanzados son compatibles con asistentes digitales como Alexa o Siri, con lo que se pueden controlar sencillamente pronunciando ciertas palabras con un lenguaje natural gracias a un software perfeccionado.

A la fiesta se ha unido a última hora, en una inesperada maniobra, el gigante de la tecnología Apple, que ha firmado sendas alianzas con LG y Samsung para incorporar al catálogo de funciones de sus televisores la aplicación iTunes de manera nativa. Un anuncio que permitirá a los consumidores reproducir contenidos desde la tienda virtual como si fuera un servicio similar a HBO o Netflix. Dejando atrás viejas rivalidades y asentando un principio de transversalidad, a su vez, la tecnología inalámbrica AirPlay, que permite a los usuarios compartir contenidos con el móvil, también llegará a los televisores de varias marcas como Sony en los próximos meses.

Todo un despliegue de funciones, posibilidades y caraceterísticas para convertir a la ventana más importante del salón en un verdarero centro que controle el entretenimiento doméstico.